Martes, 18 de Noviembre de 2008

Arenas defenderá su honor ante el Supremo

El tribunal admite la demanda contra Luis Pizarro por criticar su discurso de "matón de discoteca"

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·18/11/2008 - 19:32h

El Tribunal Supremo (TS) ha admitido a trámite la demanda presentada en defensa de su honor por Javier Arenas contra el vicesecretario general del PSOE andaluz, Luis Pizarro, con el que habitualmente intercambia reproches políticos muy duros. El número dos de Manuel Chaves acusó el pasado julio al líder del PP andaluz de “tener un discurso de matón de discoteca con el que representa una política de vender baratijas”.

Arenas anunció este martes que incluirá en la demanda unas declaraciones del lunes de Pizarro en las que decía verlo “extraño y un poco desequilibrado desde el punto de vista emocional”. Arenas acusó en junio a Manuel Chaves de “actuar como un auténtico trilero”. El PSOE, que entonces no denunció a Arenas por este calificativo, rehusó este martes valorar la decisión del TS.

Pizarro, siendo aún secretario de Organización del PSOE andaluz, acusó a Arenas de “tener un discurso de matón de discoteca” el 10 de julio del presente año. El presidente del PP regional consideró intolerables las declaraciones e interpuso la demanda. Pizarro, días después, rechazó rectificar y afirmó que Arenas tenía “mandíbula de cristal” por no saber encajar las críticas, calificándolo de “campeón del insulto” y “querellator cuatro” y afirmando que él se había referido a Manuel Chaves y otros miembros del PSOE como “Míster X” o “fascista”.

Chaves, acusado de “trilero”

El tono político en Andalucía no es, desde luego, apto para oídos demasiado refinados. Es habitual que Arenas y otros miembros del PP se refieran al Gobierno de Chaves como “régimen”, atribuyéndole connotaciones antidemocráticas, una consideración que irrita al presidente andaluz. El líder del PP acusó en junio a Chaves de negar la crisis y por ello lo tildó de “trilero”.  Luego fue Pizarro quien soltó lo del “matón de discoteca”, declaraciones que acabarán ante el tribunal.

La falta de sintonía política entre Arenas y Chaves es palpable. Son viejos conocidos. El presidente andaluz siempre le recuerda que le ha ganado en tres contiendas electorales, y que actualmente tiene mayoría absoluta. También es habitual que le atribuya por todo ello una “obsesión”. La semana pasada le recomendó en el Parlamento que acudiera a un psiquiatra.  

Arenas suele responder en términos parecidos a como lo hizo este martes tras anunciar la decisión del TS: “El socialismo tiene la sensación de que está más cerca que nunca la posibilidad de perder el poder en Andalucía, y se ponen extraordinariamente nerviosos”, dijo. Otro apelativo que suelen dedicarse el uno al otro es el de “señorito”.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad