Martes, 18 de Noviembre de 2008

300 desnudos bajo el mismo objetivo

EFE ·18/11/2008 - 16:40h

EFE - Aspecto de la exposición fotográfica titulada "La piel en la mirada", una selección de más de 300 retratos desnudos del artista Juan José Gómez Molina, en la que figuran fotos de Alejandro Aménábar, José Luis Cuerda, o José Hierro y que tiene lugar en el Crucero del Hospital Real de Granada.

El artista albaceteño recientemente fallecido Juan José Gómez desnuda a través de su cámara a más de 300 personas, entre ellas a personalidades de la cultura como José Hierro, Montxo Armendáriz o Eduardo Noriega, en la exposición itinerante La piel en la mirada, inaugurada en Granada.

Se trata de la primera muestra que se inaugura con obras de este creador tras su muerte a los 64 años durante el verano del año pasado, víctima de un atropello.

Modelos conocidos, pero también anónimos, posan desnudos para el artista plástico que pretende acercarse a las personas tal y como son, contando historias particulares a través de sus cicatrices, sus caras y sus ojos.

Así lo ha explicado hoy la comisaria de la exposición, Inmaculada López, quien ha resaltado además que las fotografías "no muestran únicamente la piel desnuda de personas, sino también la de ciudadanos que nos hablan de sus circunstancias vitales y del paso del tiempo en sus vidas".

Abierta en el Crucero Bajo del Hospital Real hasta el próximo 12 de diciembre, integran la exposición más de 300 retratos de muy distintos formatos en blanco y negro, entre las que destacan las imágenes de Alejandro Amenábar, José Luis Cuerda, Pedro Piqueras o Joan Pijoan, entre otros.

Además se exhiben seis que el artista no pudo ver positivadas y cuyos originales se presentan en la exposición gracias a la colaboración de su familia, que ha cedido una de ellas a los fondos de la Colección de Arte contemporáneo de la Universidad de Granada.

20 años de trabajo 

Se trata de un trabajo realizado durante los últimos 20 años por el artista albaceteño, quien no se consideraba "conceptualmente ni un fotógrafo, ni un pintor, sino un simple creador de imágenes", ha revelado su hija, Raquel Gómez, quien ha detallado que su padre reclutaba a algunos modelos anónimos en el metro de Madrid.

Su forma de seleccionar a los modelos se llevaba a cabo de una manera aleatoria "asaltando a la gente a la salida del metro" o en otra circunstancias, "en función de aquel rasgo que le llamaba la atención, como la mirada la forma de vestir o la actividad que ejercía", según su hija.

En esta exposición se narra la historia de cada una de las personas que se prestaron de forma desinteresada a posar para esta serie en la que aparecen rostros, heridas y cuerpos, que nada tienen que ver con el ideal de belleza actual.

Tres miradas

Por su parte, la esposa del artista, Magdalena Rosado, ha afirmado que La piel en la mirada funde tres miradas: la del autor, la del protagonista o fotografiado, y la del propio visitante, "en un juego triple muy emocionante".

Esta exposición itinerante, que ya ha pasado por lugares tan prestigiosos como el Centro Conde Duque de Madrid, es la primera vez que viaja al sur de España, según ha precisado Magdalena Rosado, quien ha indicado que su marido escrutaba a través de su objetivo el interior de las cosas, las personas y los pensamientos".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad