Martes, 18 de Noviembre de 2008

Riesgo de defectos congénitos aumenta con fertilización in vitro

Reuters ·18/11/2008 - 12:25h

Por Will Dunham

Los bebés concebidos mediante fertilización in vitro (FIV) son entre dos y cuatro veces más propensos a padecer ciertos defectos de nacimiento que aquellos nacidos producto de una concepción natural, indicaron investigadores estadounidenses.

Los bebés concebidos in vitro son dos o tres veces más proclives a nacer con problemas cardíacos, según el equipo dirigido por la epidemióloga Jennita Reefhuis, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés).

Estos bebés también eran dos veces más propensos a nacer con labio leporino y cuatro veces más proclives a padecer algún defecto gastrointestinal, escribieron los autores en la revista Human Reproduction.

Sin embargo, aún con este aumento del riesgo, los defectos siguen siendo poco comunes en estos niños y la causa del mayor peligro se mantiene sin explicar, añadieron los expertos.

La FIV consiste en unir células de un óvulo y un espermatozoide en el laboratorio y luego transferir el embrión resultante al útero materno.

"Cualquier pareja que esté considerando estos tratamientos debe saber todas las ventajas y desventajas del tratamiento", dijo Reefhuis en una entrevista telefónica.

"Y, por ahora, la principal desventaja que se conoce es que aumentan el riesgo de tener mellizos y otros embarazos múltiples, lo que tiene sus propios problemas. Creo que es importante para las parejas ser conscientes de que también habría un mayor riesgo de defectos congénitos", añadió.

Muchas parejas con problemas de fertilidad optan por la FIV y en Estados Unidos nacen unos 50.000 bebés como consecuencia del procedimiento, una cantidad que casi se duplicó en la última década.

Alrededor del 1 por ciento de los bebés son concebidos empleando esta técnica en Estados Unidos, dijeron los investigadores.

El estudio incluyó a 281 bebés concebidos a través de FIV o mediante una técnica menos común llamada inyección intracitoplásmica de espermatozoides y a 14.095 niños cuya concepción no requirió tratamientos contra la infertilidad.

Los bebés fueron todos de nacimiento único, sin mellizos, trillizos ni otro embarazo múltiple.

Los bebés que nacen de embarazos múltiples ya corren más riesgo de tener defectos de nacimiento. Los investigadores determinaron que emplear FIV no incrementaba significativamente las posibilidades de defectos congénitos entre los niños nacidos de embarazos múltiples.

La investigación no observó a los bebés nacidos de mujeres que tomaron medicamentos para estimular la ovulación o que recurrieron a la inseminación artificial.