Lunes, 17 de Noviembre de 2008

Merkel dará fondos a Opel si se quedan en Alemania

La empresa es propiedad de la estadounidense General Motors

GUILLEM SANS MORA ·17/11/2008 - 22:50h

El Gobierno alemán decidirá de aquí a Navidades si concede un aval millonario a Opel, propiedad de la estadounidense General Motors (GM). "Vamos a examinar de forma constructiva la posibilidad de conceder un aval que cubra a medio plazo la necesidad de liquidez" del fabricante de automóviles, dijo ayer Angela Merkel tras una reunión con directivos de la empresa. La canciller insistió en que "aún no está decidido si será necesario". Dependerá de cómo evolucione GM en EEUU.

Si finalmente hay aval, Opel tendría que aceptar "que los fondos del aval se queden en Alemania" y no vayan a parar a EEUU. El presidente de GM-Europa, Carl-Peter Forster, aseguró que esa condición se cumpliría y calculó que el aval sería de algo más de 1.000 millones de euros. Opel no tiene problemas para obtener créditos, pero "nos sentimos obligados a asegurar que la supervivencia de Opel esté garantizada incluso en malas condiciones", añadió.

GM está al borde de la bancarrota y tiene pendientes de pago 2.000 millones de euros a Opel. Los 27.500 trabajadores en Alemania temen que no les lleguen los pagos en los próximos meses. Para evitar que empresas de otros sectores le pidan el mismo favor al Gobierno, Merkel subrayó que Opel "es un caso
muy especial".

El comité de empresa de Opel acusó a GM de desviar las pérdidas del consorcio hacia Europa para presionar a las plantillas europeas. Por ejemplo, el consorcio de Detroit pasó a Europa las pérdidas de 300 millones de dólares que tuvo la filial sueca Saab en EEUU. Y las ganancias de la venta de coches marca Chevrolet en Europa aparecieron en las cuentas de GM-Corea. Mientras, Barack Obama apuesta por un flotador para el sector en EEUU (General Motors, Ford y Chrysler) que también beneficiaría a Opel en Alemania.

GM vende el 3% de Suzuki para obtener liquidez

General Motors confirmó ayer que vende su participación en el fabricante japonés Suzuki, para aumentar su liquidez ante la grave crisis que padece. GM se desprenderá del 3 % de Suzuki, valorado en unos 230 millones de dólares, pero mantendrá la relación empresarial con el fabricante japonés. "Valoramos mucho nuestra relación estratégica con Suzuki. A pesar de la venta, esta acción no incidirá en nuestras relaciones bilaterales existentes", afirmó el consejero delegado de GM, Rick Wagoner. La venta de la participación en Suzuki se produce en medio del debate en EEUU sobre la necesidad de que el Gobierno auxilie a los tres mayores fabricantes (GM, Ford y Chrysler) ante la grave crisis que amenaza su existencia.

Noticias Relacionadas