Lunes, 17 de Noviembre de 2008

Expertos de EEUU hallan forma de rastrear el cáncer en la sangre

Reuters ·17/11/2008 - 13:18h

Por Julie Steenhuysen

Pequeños sacos que forman las células tumorales y que circulan por la sangre portan información genética del tumor, lo que ofrecería una nueva forma de rastrear y tratar el cáncer, informaron investigadores estadounidenses.

El estudio fue publicado en la revista Nature Cell Biology.

Los sacos "llevan una pequeña pieza de la célula tumoral por el torrente sanguíneo. Si se observan estos sacos, básicamente se sabe qué tipo de mutaciones se presentan en la célula cancerosa", dijo Xandra Breakefield, del Hospital General de Massachusetts en Boston.

Estos sacos membranosos, llamados exosomas, representan un nuevo modo de obtener información sobre un cáncer, lo que permitiría elegir la mejor terapia disponible, observar cómo responde el paciente al tratamiento y posiblemente brindaría una forma de modificarlo si no funciona, dijo Breakefield.

"Es todo un nuevo concepto de comunicación celular que no sabíamos que usaban los tumores", indicó Breakefield durante una entrevista telefónica.

La experta manifestó que en la mayoría de los cánceres no hay una buena forma de saber qué mutaciones genéticas presenta el tumor, por lo que se suele tomar una muestra y realizar una biopsia.

Muchos exámenes de sangre actualmente disponibles, como el del antígeno prostático específico o PSA, para detectar el cáncer de próstata, simplemente controlan el nivel de una proteína puntual.

Al emplear los exosomas, los médicos podrían obtener datos específicos sobre el cáncer a partir de una simple muestra de sangre.

"Es un bioindicador sanguíneo", añadió la autora.

Para el estudio, los investigadores analizaron cuidadosamente los contenidos de los exosomas generados por células de glioblastoma, que es una forma de cáncer cerebral agresivo.

Los expertos hallaron en ellos fragmentos del mensajero genético llamado ácido ribonucleico, o ARN, incluidos mensajeros celulares relacionados con el crecimiento de las células, la respuesta inmune y la construcción de vasos sanguíneos.

Cuando el equipo expuso esos exosomas a células normales en el laboratorio, el ARN del tumor emitió su mensaje genético a las células.

"Es importante saberlo. No nos habíamos dado cuenta de que tenían esta comunicación externa con su alrededor", dijo Breakefield.

El equipo también analizó muestras de sangre y tejido de 25 pacientes con cáncer. Hallaron exosomas en ambos tipos de material.

El primer paso luego de este hallazgo sería desarrollar un test sanguíneo, aunque se cree que también sería posible emplear los exosomas para administrar terapias contra el cáncer.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad