Lunes, 17 de Noviembre de 2008

El Gobierno de Esperanza Aguirre promete perseguir a los porteros violentos

Los tres empleados de seguridad de la discoteca madrileña Balcón de Rosales detenidos en la madrugada del pasado sábado por el presunto homicidio de un joven de 18 años pasarán a disposición judicial a lo largo de la mañana de este lunes

EFE ·17/11/2008 - 11:20h

El consejero de Justicia e Interior de Madrid, Francisco Granados, ha anunciado que "en muy pocos días" el Gobierno regional va a presentar el borrador de un decreto "que regula muchos aspectos" de los locales de ocio nocturno, entre ellos "todo lo que se refiere a los sistemas de seguridad y a los porteros" de esos establecimientos.

Además, ha manifestado que el Ejecutivo madrileño lleva meses preparando ese decreto, que actualizaría la ley de Espectáculos públicos en algunos de sus contenidos, que han quedado desfasados con el paso del tiempo.

Granados se ha referido de este modo a la muerte del joven de 18 años Álvaro Ussía, ocurrida la madrugada del pasado sábado en las puertas de la discoteca "El Balcón de Rosales" de Madrid, donde, presuntamente, fue brutalmente agredido por los porteros del establecimiento, hasta causarle la muerte. 

Granados ha subrayado la necesidad de que la Justicia persiga los actos violentos de los porteros de locales de ocio y también a los propietarios "que no ponen en la puerta personas cualificadas, sino potenciales delincuentes y asesinos".

El consejero de Presidencia ha dicho que estos actos violentos son propios de "energúmenos" que en lugar de mejorar la seguridad de los locales de ocio "generan una extraordinaria inseguridad", no solo para los clientes sino también para todos los ciudadanos.

Perseguir también a los propietarios de la discoteca 

Ha insistido en que además de esta reforma, hace falta que "los juzgados y los tribunales" persigan tanto a "los presuntos asesinos" del joven Álvaro, como a los propietarios de la discoteca que colocan en la puerta a "potenciales delincuentes".

"Me pongo en el lugar de esos padres que ven como sus hijos van a una discoteca y sufren la agresión de este tipo de energúmenos", ha afirmado Granados, quien ha reiterado que el Gobierno de Madrid "va a poner todos los medios" a su alcance para evitar que se repitan estos ataques violentos y que espera que la Justicia también persiga a los responsables de los mismos.

"Energúmenos que, en lugar de mejorar la seguridad, generan inseguridad" 

Los tres porteros, detenidos en la madrugada del pasado sábado, pasarán a disposición judicial a lo largo de la mañana de este lunes, según han informado fuentes jurídicas.

Los porteros de la discoteca -David S.G. y Antonio S.S., ambos de 32 años, y David A.D., de 25- tras declarar ante la Policía han sido trasladados a primera hora a los Juzgados de Plaza de Castilla de Madrid y está previsto que pasen a disposición del Juzgado de Instrucción número 8 de la capital, en funciones de guardia. 

Una paliza consecuencia de un tropiezo  

Las mismas fuentes indicaron que el Juzgado que instruye esta causa es el de instrucción número 43 de Madrid.

La mayoría de los testigos de la muerte del joven Alvaro Ussía coinciden en lo ocurrido esa madrugada en la discoteca, según señalan las fuentes consultadas, que precisaron que todo comenzó sobre las 5,30 horas, cuando Álvaro y unos amigos se encontraban en la discoteca.

Uno de los amigos del fallecido tropezó con una chica, que resultó ser novia de uno de los porteros de seguridad, y ésta decidió contárselo a su pareja, a quien le dijo que unos chicos le habían empujado y le habían hecho daño.

Instantes después, el novio se dirigió al grupo de Álvaro, a quien finalmente acabó sacando del local.

Una vez ya fuera de la discoteca, el portero, junto con otros dos compañeros, golpearon "brutalmente" al joven, según señalan las fuentes a partir de las declaraciones de los testigos.

El muchacho quedó inconsciente, tirado en el suelo, en una zona ajardinada próxima a la discoteca, y cuando llegaron los facultativos del Samur-Protección Civil se lo encontraron en parada cardiorrespiratoria, de la que le consiguieron sacar.

Poco después Álvaro, que se encontraba en estado crítico, murió en el hospital Clínico.

Noticias Relacionadas