Lunes, 17 de Noviembre de 2008

Una serie para reírse de una quinta

Antena 3 estrena la noche del lunes una comedia de sketches que se burla de toda la Generación d.F. (después de Franco)

JAVIER SALAS ·17/11/2008 - 08:00h

JAVIER SALAS -

Un producto televisivo, más aún una serie, debería ser algo más que las caras que le dan vida en las pantallas. En el caso de Generación d.F., el estreno de esta noche de Antena 3, se podría hablar de las numerosas caras conocidas que nutren su larguísimo elenco: la chica de Camera café, el cachas de UPA Dance, el listillo que presentaba programas de cine en Canal+, Turbo el de Al salir de clase...

Pero esta serie puede ser algo más y, como toda apuesta, debe tener un discurso que sustente la creación de un universo de ficción, por modesto que quiera ser. Generación después de Franco pretendía reivindicar de algún modo la nostalgia de toda una generación en los orígenes del proyecto.

Pero de pronto la nostalgia se convirtió en algo demasiado "trillao" para los creadores de la idea, Abraham Sastre y Germán Aparicio (los dos son d. F.), y decidieron centrarse en lo que de verdad les gusta: "las cosas pequeñas, del día a día, como que te salude alguien a quien no reconoces y que te tiene todo el día despistado pensando quién sería", defiende Aparicio. Sus referentes, que han querido trasladar en algunos aspectos a Generación d.F. son el humor sencillo de Seinfield, la salvaje cotidianeidad de The Office, el patetismo de Larry David... es fácil imaginar lo que buscan.

El formato: los lunes en la medianoche, tres bloques de 20 minutos, como piezas independientes, abordan un tema distinto a través de las situaciones cómicas que viven los personajes. Conceptos como la amistad, la tolerancia y los hombres los que tratará el primer capítulo revisados con sketches cortos y diálogos que no se cortan por nada. La serie está pensada para ser emitida en el late-night, un horario que dio libertad absoluta a los guionistas.

El secleto de la tlompeta

La voz en off de Ramón Langa, en el mismo tono sarcástico que en el mítico corto El secleto de la tlompeta de Javier Fesser, es otro de los recursos para el humor del que se sirve la serie. "Esa voz", dice Sastre, "es como un personaje más, que no es de la generación retratada, y que no hace más que llamar imbéciles a los personajes".

En cualquier caso, y esta vez sí, las caras de la serie también importan. "Es muy fácil escribir para ellos", defiende Aparicio, "porque desde el principio se acostumbraron a improvisar sobre nuestras ideas". Y añade: "Son tan buenos, que se gustaban y al final cada sketch duraban 15 minutos. Ahora, dos de cada tres chistes son suyos; los dos hacen gracia".

Todas estas caras me suenan

Pablo Puyol
De UPA Dance a interpretar a un pijo egoísta en la serie.

Antonio Muñoz de Mesa
Conducía los especiales de cine de Canal+. También tuvo un papel en Impares.

Ana Ruiz
Interpreta a la telefonista sexy de Camera café.

Rafa Reaño
Dio vida al personaje de Turbo en Al salir de clase.

Diego París
Le vimos en La tira, Hospital central y Manolo y Benito.

Marta Nieto
La chica guapa de Hermanos y detectives.

Marta Hazas
Participa desde el año pasado en otro de los éxitos de Antena 3, El internado.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad