Sábado, 15 de Noviembre de 2008

El 'Pocero bueno' reparte su plan paralelo de VPO

Cientos de aspirantes llevan una semana acampados para poder acceder a la lista de aspirantes de los pisos que JoséMoreno, "el pocero bueno", ha prometido construir en la zon. Hoy se ha comenzado la inscripción

PATRICIA RAFAEL ·15/11/2008 - 14:18h

¿Merece la pena dormir cinco días a la intemperie para optar a una casa que ni siquiera tiene aún el terreno garantizado y pocos saben con certeza que vaya finalmente a construirse? Para las más de 2.500 personas que durante ese tiempo hicieron cola en Fuenlabrada (Madrid) para poder optar a uno de los pisos baratos ofrecidos por José Moreno, más conocido como El Pocero Bueno, la espera vale
todo su precio.

Bastaba mirar las caras de alegría, a pesar del cansancio, de los que a partir de las 10 de la mañana comenzaron ayer a formalizar sus inscripción. Los primeros de la cola, dos hermanos, Teresa y David, salieron con su resguardo en la mano después de entregar en la Asociación de Vecinos de La Avanzada los 120 euros que requería la inscripción.

"Mi hermano está casado, tiene una hija de nueve meses y paga un alquiler muy alto", contó Teresa, de 30 años. Por este motivo la oferta de un piso por 120.000 euros (si es de protección oficial) o por 168.000 (precio libre) no tiene comparación con los 343.000 euros que cuesta una casa de 90 metros cuadrados en Madrid, según datos del Ministerio de Vivienda referidos al tercer trimestre de este año.

Así que, a la vista de los precios del mercado libre, tampoco les importó a los que se inscribieron que para esta nueva promoción todavía no haya suelo garantizado. Fue el caso de Irene, de 22 años, quien empezó a hacer cola el pasado lunes turnándose con familiares y amigos para compaginar su trabajo como dependienta: "Vale la pena porque conozco lo que ha hecho Moreno con otras promociones y sé que las casas están muy bien".

A su lado, asentía su madre, Amelia, mientras leía el contrato con el número 313 que había logrado su hija. "Si al final perdemos el dinero, 120 euros no es tanto y por lo menos lo habremos intentado", explicó la madre, quien criticó duramente al Ayuntamiento por asegurar que Moreno no tenía terreno.

El Consistorio se desvincula

 

El Consistorio de Fuenlabrada, una localidad situada en el sur de la región, insistió durante toda la semana pasada que no tiene nada que ver con la promoción de José Moreno. Incluso, llegó a advertir a los vecinos de que no se hacía responsable de "este tipo de iniciativas porque pueden prestarse a falsas expectativas".

Ayer, el alcalde de la localidad, Manuel Robles (PSOE), volvió a advertir sobre la cooperativa y, en declaraciones a TVE, aseguró que Moreno no tenía garantizado suelo en el sur de Madrid. "He hablado con varios alcaldes de la zona y todos han dicho que no le han cedido espacio".
Como la mayoría de los que esperaron la cola pertenecían al municipio madrileño, las declaraciones de su alcalde no sentaron bien. Y advertían: "Hay suelo de sobra y que los políticos sepan que los que estamos aquí tenemos una cita con las urnas dentro de tres años".

Por el contrario, todos mostraban una confianza ciega en El Pocero Bueno. "Las casas que ya ha construido están muy bien y hay gente que ha pagado entre seis y 11 millones de pesetas [entre 36.000 y 66.000 euros]", explicó Nerea de 29, cuya cuñada ya vive en una de esas viviendas baratas.

La joven está embarazada de tres meses, por lo que fue su familia la que aguantó la espera en la calle durante cinco días. Ella y su marido Fernando, de 32, miraban el recibo que les acaban de entregar. "Hemos dado el dinero y nos han dicho que ya nos llamarán". En el papel que recogieron, donde consta su número de inscripción y la entrega de los 120 euros, se explica que cuando esté en marcha la promoción, deberán dar una entrada de 9.000 euros. Las mensualidades oscilarán luego entre 500 y 600 euros.

A mediodía, ya estaban inscritas cerca de 1.000 personas. Y la cola seguía avanzando: algunos cargaban con las sillas en las que habían pasado la noche; otros, con las mantas, sacos de dormir y hasta almohadas. Todos iban bien abrigados para aguantar las bajas temperaturas que se registraron los últimos días en Madrid. En los días de cola, fueron los propios interesados los que se organizaron en grupos de 20 personas para ir dándose el turno unos a otros. Y ni ayer ni el resto de los días se registraron altercados.

Problema de vivienda

Cristian, electricista de Parla (Madrid) de 25 años, tenía el número 2.000 y, poco después de las 12, aún le quedaba un rato de espera. "No importa porque ya nos queda menos para descansar", aseguró.
Junto a él, con el número 2.001, su novia Noelia confiaba en entrar en la lista. "Sólo entran los 2.000 primeros, pero desde el lunes se han dado de baja más de 300 personas, así que los números correrán", señaló esta joven de 24 años.

Julián, un compañero del grupo de la pareja, se lamentó: "Lo que es increíble es que la mayoría de los que estamos aquí rondamos la treintena y míranos, haciendo cola cinco días para conseguir una casa barata".
Los de su alrededor asintieron y apelaron a los políticos para que se pongan manos a la obra y den una salida al problema de la vivienda en España.

Algunos dieron ideas. "No son sólo las casas y las hipotecas, sino también los alquileres. O qué se creen, que si yo pagara un alquiler asequible, me iba a meter en un crédito. Pues por supuesto que no", se respondió a sí mismo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad