Sábado, 15 de Noviembre de 2008

Cayo Lara: "No soy de abrir heridas en IU; me gusta coser, poner bálsamos"

El candidato del PCE asume que hubo expresiones del partido fuera de tono

JUANMA ROMERO ·15/11/2008 - 07:30h

BLANCA DEL AMO - "Me tiembla el alma", aseguraba ayer el candidato del PCE en la sede de IU.

"En Público, dijisteis que tenía perfil bajo y es verdad, no me lo tomo a mal, sé hasta dónde llego, y también que tengo unos valores determinados que facilitan el consenso”. Bromea Cayo Lara (Ciudad Real, 1952), un hombre “del campo”, como le gusta decir, lejano al corazón del aparato del PCE aunque fiel a sus propuestas. Un perfecto desconocido, el líder desde 2000 de una federación pequeña de IU, la de Castilla-La Mancha.

Todo está tan abierto que cuesta hacer pronósticos.

Al menos, hay una prioridad: que no se puede reproducir ni un día más el dilema de gobierno-oposición. Debemos entendernos, es un clamor.

¿Enturbió el clima interno la actitud del PCE? Les acusan de no digerir la derrota de Paco Frutos desde 2000.

El problema es que las asambleas se resolvieron mal, de un 51% contra el 49%. Pero sí, quizá en algún momento hubo exceso de crítica a la dirección, aunque no fuera la tónica general. Y la cúpula no supo tampoco integrar la pluralidad.

¿Podían haberse ahorrado Francisco Frutos o Felipe Alcaraz ciertos calificativos?

Cada uno se explica a su manera y dice cosas que no debería decir y, desde luego, yo no comparto ciertas expresiones. Pero estas se han maximizado: hay más contenido político en los debates de IU que el titular de que Frutos le dice a Llamazares que coja la maleta y se largue. Yo nunca lo diría. Recuperemos IU como movimiento político y social, que sea un vehículo para mucha gente. Porque en España no hemos tenido socialismo. Nunca. No sabemos qué socialismo idílico tienen los votantes en su cabeza, pero sí vemos los efectos devastadores del capitalismo.

«¿Refundación comunista? No, la hegemonía se logra convenciendo»

¿Por qué quiere ser coordinador de IU? ¿Qué busca?

En realidad... no quiero ser líder de IU. Soy una persona de conciliación, con perfil bajo, lo asumo. Lo demostré ocho años en la ejecutiva del sindicato agrario COAG y estos años, en Castilla-La Mancha. No soy de los que abren heridas, no voy con bisturís al trabajo. Me gusta coser, poner bálsamos. Yo no quería liderar ninguna lista. Me lo pidieron y... acepté. Soy un tipo corriente y ahora tengo todos los miedos, me tiemblan las piernas, el alma.

¿Juega en su contra la edad, que venga de La Mancha?

Soy viejecillo [risas], pero me siento muy renovado, más que muchos jóvenes. Y en mi comunidad... nos hace falta tener un 10% para llegar a las Cortes regionales, la ley electoral lo dificulta al máximo.

¿Plantea una refundación comunista de IU?

No, no. La hegemonía se consigue con el convencimiento, no la imposición. Esto es IU, no el PCE, pero la centralidad debe pivotar sobre el conflicto capital-trabajo. Es la clave. IU es hija, no podemos tirarla.

¿Ni salirse de ella?

No, para nada.

¿Cómo hablar con el PSOE?

Hacer afirmaciones rotundas... Nos entenderemos con él en función de políticas concretas. Si privatiza el agua o empresas públicas, estoy enfrente. Yo quiero hacer leyes al dictado de los trabajadores.

«¿Por qué no acordar con el PP temas puntuales, no generales?» 

¿Con el PP, ni agua, nunca?

En temas puntuales, ¿por qué no? Al PP manchego no le gustaba la ley electoral. Su fondo no me importaba. ¿Por qué no acordar elementos coyunturales? No generales, claro, que estamos en las antípodas.

¿Será líder con el 45%?

Seré el coordinador de IU y no sólo de los que me voten.

Noticias Relacionadas