Jueves, 13 de Noviembre de 2008

El calcio y la vitamina D no reducen el riesgo de cáncer de mama

Reuters ·13/11/2008 - 17:58h

Los suplementos de calcio o vitamina D no reducen el riesgo de desarrollar cáncer de pecho invasivo en la posmenopausia, según indicó un estudio publicado en Journal of the National Cancer Institute.

Estudios observacionales habían identificado una asociación entre los niveles altos de calcio y vitamina D con un menor riesgo de cáncer de mama, pero hasta ahora no se había demostrado esa relación en otro tipo de ensayo, destacó el equipo dirigido por el doctor Rowan T. Chlebowski, de la University of California en Los Angeles.

En el estudio llamado Women's Health Initiative, 36.282 mujeres recibieron al azar 1.000 miligramos de calcio más 400 UI de vitamina D o placebo todos los días durante unos siete años para determinar el efecto sobre las fracturas de cadera.

El objetivo secundario del estudio era conocer el efecto sobre el riesgo de desarrollar cáncer de mama. El seguimiento incluyó mamografías y exámenes mamarios regulares.

La cantidad de mujeres que desarrollaron cáncer de mama en la cohorte tratada con los suplementos no difirió significativamente del grupo de control: 528 frente a 546.

El equipo analizó los niveles iniciales de 25-hidroxivitamina D en 1.067 pacientes que desarrollaron cáncer de pecho y en 1.067 mujeres sanas para conocer el efecto de los niveles de 25-hidroxivitamina D, el indicador más preciso de los niveles de vitamina D en el organismo.

Esas cifras eran similares en las mujeres que desarrollaron la enfermedad de ambos grupos. Tras ajustar los datos para evitar variaciones según el peso y la actividad física, el equipo no halló una correlación entre los niveles de 25-hidroxivitamina D y el riesgo de cáncer mamario.

En un editorial sobre el estudio, los doctores Corey Speers y Powel Brown, del Colegio de Medicina de Baylor, en Houston, analizaron los resultados y concluyeron que "los beneficios potenciales de la vitamina D y el calcio aún tendrían un buen futuro".

Dos de esos factores potenciales claves, consideraron los editorialistas, son los niveles de vitamina D al inicio del estudio y el hecho de que a las pacientes del grupo de control se les permitiera consumir una cantidad relativamente alta de calcio y vitamina D fuera del estudio.

FUENTE: Journal of the National Cancer Institute, online 11 de noviembre del 2008