Jueves, 13 de Noviembre de 2008

Cirugía para adelgazar mejora resultados de terapia fertilidad

Reuters ·13/11/2008 - 17:50h

Por Karla Gale

Los resultados preliminares de un estudio realizado en Estados Unidos sobre pacientes con cirugía bariátrica indican que el procedimiento para bajar de peso mejoraría la capacidad de las mujeres con obesidad mórbida de concebir mediante fertilización in vitro (FIV).

Esa investigación la realizaron expertos de la Washington University en St. Louis.

Un segundo estudio del Colegio de Medicina Albert Einstein, sugiere que los niveles de las hormonas reproductivas disminuyen en las mujeres obesas y sólo recuperan la normalidad a los seis meses de la cirugía.

Ambos estudios se presentaron el martes en la 64 reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva, en San Francisco.

"Algunos estudios demostraron que las mujeres obesas que están bajo tratamiento de fertilidad tienen menos éxito, necesitan dosis más altas de medicación para ovular y tienen tasas más altas de aborto", dijo a Reuters Health la doctora Beth M. Lewkowski, de la Washington University.

Por eso, "muchos centros promueven que las mujeres obesas adelgacen antes de iniciar un tratamiento de fertilización asistida", agregó la experta.

El equipo dirigido por Lewkowski revisó las historias clínicas de cinco mujeres obesas que iniciaron FIV después de una cirugía bariátrica. Tres de ellas ya tuvieron un bebé sano a término; las otras dos están embarazadas.

Las cinco mujeres habían sido infértiles durante dos a 10 años antes de la cirugía para adelgazar y tres quedaron embarazadas tras un ciclo de FIV. El índice de masa corporal (IMC) durante el tratamiento de FIV varió entre 22,8 y 29,9.

Las otras dos participantes necesitaron tres ciclos de FIV para poder concebir. El IMC durante el primer ciclo fue más alto: de entre 36 y 39,2.

El IMC es la relación entre el peso y la altura. El IMC normal es de 18,5 a 24.9.

Lewkowski opinó que agregar la infertilidad a la lista de factores para indicar la cirugía bariátrica es prematuro y se necesitan más estudios para recomendarlo.

En el trabajo presentado, el equipo dirigido por el doctor Alex J. Polotsky analizó cómo la obesidad mórbida afecta la hormona estimuladora de los folículos, la inhibina, y la sustancia inhibitoria mülleriana (SIM).

"La obesidad reduce la fertilidad en las mujeres con o sin período regulares. De todos modos, bajar de peso revierte sólo parcialmente el problema y aún desconocemos la explicación", comentó Polotsky a Reuters Health.

El equipo estudió a siete mujeres obesas (IMC promedio de 49) con una cirugía bariátrica que les permitió tener un IMC de 37 a los seis meses de la intervención, y las comparó con 36 mujeres infértiles de peso y reserva ovárica normales.

Al inicio del estudio, las mujeres obesas tenían niveles significativamente más bajos de la hormona estimuladora de los folículos y de inhibina B (una hormona ovárica) que las mujeres con peso normal.

La reducción promedio del 25 por ciento del peso corporal estuvo asociada con una recuperación significativa de los niveles de la hormona estimuladora de los folículos, pero no de la inhibina B.

La SIM, que es un indicador de reserva ovárica, no varió significativamente entre las mujeres con peso normal u obesas.

"Los datos sugieren que las mujeres con obesidad mórbida no producen suficiente hormona estimuladora de los folículos en la glándula pituitaria para que los ovarios funcionen adecuadamente", indicó Polotsky.

"Esa inhibición de la secreción hormonal vía la inhibina B fue menor que la esperada. Aun así, a pesar de esa disminución del nivel de la hormona inhibitoria, la hormona estimuladora de los folículos no aumentó", agregó el experto.

Polotsky concluyó: "Esa deficiencia aparente de la capacidad de respuesta de la hormona estimuladora de los folículos en las mujeres obesas no coincide con su reserva ovárica aparentemente normal", según los niveles de la SIM.

"Estos datos indican que en las mujeres obesas el cerebro no registra la señal de las hormonas ováricas (inhibina) o esa señal no funciona adecuadamente", explicó Polotsky.

El equipo está planificando estudios en los que interrumpirá la interacción normal del ovario y analizará la respuesta de la glándula pituitaria.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad