Jueves, 13 de Noviembre de 2008

Hormona grasa ayudaría a predecir la insuficiencia cardíaca

Reuters ·13/11/2008 - 13:59h

Por Julie Steenhuysen

Los niveles elevados de una hormona generada en las células grasas serían un indicador importante de la posible aparición de insuficiencia cardíaca, informaron investigadores estadounidenses.

La hormona, denominada resistina, es conocida por impulsar la resistencia a la insulina en la sangre. También está vinculada con la inflamación y algunos estudios en ratas sugieren que alteraría el funcionamiento del músculo cardíaco.

Expertos de la Emory University en Atlanta quisieron observar si la resistina podría ser usada para predecir qué pacientes correrían riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, una enfermedad debilitante en la que el corazón pierde gradualmente su capacidad para bombear sangre correctamente, lo que quita oxígeno a los órganos.

Alrededor de 5,3 millones de estadounidenses padecen insuficiencia cardíaca, una condición que está fuertemente relacionada con el envejecimiento.

"Este es uno de los vaticinadores más fuertes de aparición de insuficiencia cardíaca que hayamos podido encontrar", dijo el doctor Javed Butler, de la Escuela de Medicina de la Emory University, cuyo estudio fue presentado en una reunión de la Asociación Estadounidense del Corazón, en Nueva Orleans.

Butler y el doctor Vasiliki Georgiopoulou analizaron la relación entre la resistina y la insuficiencia cardíaca en un grupo de casi 3.000 ancianos de Pittsburgh y Memphis. El Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos financió el estudio.

Después de unos siete años, 252 participantes, o el 8,7 por ciento del grupo, desarrolló insuficiencia cardíaca.

Aquellas personas con los niveles más altos de resistina corrían 10 veces más riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca que quienes presentaban las menores cantidades de la hormona, reveló el equipo de Butler.

Cuando los investigadores controlaron otros factores de riesgo, como los indicadores de inflamación y resistencia a la insulina, la resistina aún demostró ser un vaticinador importante de la insuficiencia cardíaca.

"Lo que esto me dice es que la fortaleza de la relación es importante e independiente de todos esos mecanismos", indicó Butler en una entrevista telefónica.

El autor dijo que la hormona sería útil para identificar qué pacientes son los más propensos a desarrollar insuficiencia cardíaca, lo que permitiría a los médicos centrar sus esfuerzos en reducir los factores de riesgo de la condición, como la hipertensión, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo, la falta de ejercicio y la mala alimentación.

Asimismo, el hallazgo sería útil para desarrollar terapias para prevenir la insuficiencia cardíaca.

Actualmente, los médicos no cuentan con medidas preventivas, sino sólo con tratamientos para controlar los síntomas.

Entre esas medicinas se encuentran los inhibidores de la ECA o del receptor de angiotensina, que dilatan las arterias y las venas y facilitan el bombeo de sangre del corazón.

En tanto, los betabloqueantes se usan para desacelerar el ritmo cardíaco y controlar la presión sanguínea y los diuréticos para disminuir la inflamación.