Jueves, 13 de Noviembre de 2008

Más de 200 exposiciones fotográficas ocupan París desde hoy

Paris Photo y el Mes de la Foto Off arrojan en la capital francesa la visión de un planeta en obras, al borde de la fractura

ANDRÉS PÉREZ ·13/11/2008 - 10:14h

Jessica Champeaux ve en lo minúsculo la esencia de la fotografía.

En la capital más fotografiada del planeta, destino turístico de ensueño llamado París, arranca hoy una manifestación que le da la vuelta a los objetivos de las cámaras.

El Paris Photo 2008 y el Mes de la Foto Off van a inundar la capital del Sena por espacio de casi un mes con más de 200 exposiciones de fotografía artística. Algunas de ellas –especialmente en el Off paralelo– arrojan una visión insólita de nuestro planeta, retratado como un mundo en obras, al borde de la fractura y poblado por seres humanos animales y resultones. Es la parte menos oficial de la cita y la personifican fotógrafos emergentes como Jessica Champeaux, Delphine La Cour y Franck Juery. En el lado opuesto, el más mediático, encontramos a insignes de la fotografía de Japón, país invitado en la presente edición del certamen.

Al fondo de un patio, tras las puertas de un inmueble neo-burgués perdido en un barrio popular del este de París, se esconde la galería Espace Brochage Express. Aquí no hay protocolo, ni cócteles de artistas reconocidísimos exigiendo boato, ni arrogancia estética, ni embajadores más o menos sátrapas. Lo que hay es una galería independiente gestionada por una joven artista, Fanny, que expone en el marco del festival Off a tres jóvenes fotógrafos. Título de la muestra abierta hasta el 29 de noviembre: Allo Paris? Ici Bruxelles!Intensa sorpresa la que suscitan Franck Juery, Delphine La Cour y Jessica Champeaux.

Miradas lúdicas de la realida, absurdas...Son las debilidades de los jóvenes fotografos

Amparados por el desparpajo que brinda a los jóvenes franceses el hecho de reivindicar sus viajes a Bruselas y su pasión por el humor belga, los tres artistas exponen una compacta colección de fotos que son otras tantas impresiones robadas sobre el estado del mundo y una manera de verlo. Ver o no ver depende de que prefieras o no perderte el cóctel oficial que se desarrolla a siete estaciones de metro del Espace Brochage Express. Depende de que quieras seguir dándotelas de parisiense o que reivindiques el desparpajo popular belga.

Jessica Champeaux lo explica paseando su mirada azul intenso por algunas de sus fotos. “Me gusta no sólo arrojar una mirada lúdica de la realidad, sino además ver a la gente cuando no hace nada. Es decir, ver lo que hacen cuando no hacen nada. En ese momento, es la esencia de la persona la que habla. No hay envoltorio social. En ese momento, consiguen escapar a esa fuerte tendencia que nos empuja a todos a vivir eficazmente, como si esto fuera una competición olímpica”.

La dimensión absurda

Así es. Un chaval pilota intrépidamente un patinete y la sombra de un árbol lo inscribe como un grafiti en un muro. Un abuelo lleva en el metro un elefante de peluche gigante y ambos se sientan igual en las butacas, mirando a la fotógrafa. Unos napolitanos se aburren echados en la playa; el viento está a punto de robarles las ropas. Si vas al cóctel oficial, nunca lo verás. Estarás demasiado ocupado siendo eficaz.

"Últimamente ha habido una tendencia 'trash', de ensuciar la realidad o ridiculizarla"

La de Jessica Champeaux es una mirada tierna y humana, que ha superado dos tendencias precedentes de la foto artística. “Últimamente ha habido mucha tendencia trash, una vocación de ensuciar la realidad o ridiculizarla. Era lógico, porque se trataba de una reacción a la tendencia glamour que había predominado anteriormente. Yo no me inscribo ni en la una ni en la otra: me divierto mirando, pero rara vez soy burlona. Contemplando lo minúsculo ves mejor. La fotografía de lo minúsculo es un concepto que me va”.

A su lado, Delphine La Cour da una vuelta más a la tuerca. A ésta que tiene tremendos ojos saltones, y parece un personaje salido de un disco de los Rita Mitsouko o de un filme de Buñuel, lo del humor bruselino la llevó mucho más lejos, más allá. Delphine La Cour fotografía una noria de feria que se queda atascada entre una chimenea y un edificio de cemento. Le interesa lo absurdo de las formas.“Nunca viajo diciendo que voy a fotografiar, y tampoco viajo nunca sin mi cámara. Me dejo sorprender por lo absurdo de las formas, por lo desproporcionado de los paisajes. Es la realidad la que es surrealista”, dice esta profesional.

Persiguiendo angustias

A veces apenas sí te lo puedes creer: “Delphine, ¿de verdad que había una calabaza gigante con piel de serpiente pudriéndose en la punta del embarcadero cuando estaba a punto de llover?”, pregunta el periodista atónito. “Sí. Era en Yokohama”, responde la artista.

"Me dejo sorprender por lo desproporcionado de los paisajes", dice La Cour

Completa el trío Franck Juery. Obseso de la materia y la luz crepuscular, el joven fotógrafo persigue desde hace dos años ambientes urbanos orgánicos, en los que un poste arrancado recuerda un diente mal empastado, y los desechos empaquetados de unas obras en Barcelona se convierten en una medusa muerta. Grietas en la ciudad. “Persigo angustias que tenía cuando era pequeño, cuando me inquietaban algunas cosas que puedes ver. Instantes antes del caos”.

Franck, Delphine y Jessica son sólo tres de los representantes de una sinceridad renovada en la imagen fotográfica de los más jóvenes artistas, que inundan París por espacio de unas pocas semanas. Junto a ellos, nombres propios de diversas nacionalidades, como Man Ray, Marina Abramovic, Patti Smith, Gabriele Basilico o Tomoko Yomeda. 94 exposiciones sin sello oficial; 94 razones para ir a verlas.

Homenaje a Japón con un guiño al dadaísmo

Paris Photo 2008 es la manifestación oficial que tendrá lugar en el Carroussel del Louvre sólo del 13 al 16 de noviembre. Este año, el invitado de honor es Japón, país que presentará a algunos de sus artistas contemporáneos, y también a grandes clásicos de la cámara oscura en el lejano Oriente: entre otros, Masao Yamamoto, Fen Weng, Nobuo Asada, Syoin Kajii y Nobuyoshi Araki. Paralelamente, los organizadores ofrecen a los 40.000 visitantes previstos un panorama de unos 500 artistas y fotógrafos presentados por 107 galeristas o editores de renombre.

Esa muestra va acompañada por varias presentaciones de los pioneros de la fotografía en todo el mundo, como una muestra de planchas de la foto científica de finales del siglo XIX, y otra de calotipos de 1840. Entre las retrospectivas, Paris Photo 2008 homenajeará a Erwin Blumenfeld (1897-1969), fotógrafo dadaísta que jugó con las luces y las formas de las mujeres antes de convertirse en uno de los más celebrados retratadores de moda.

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad