Miércoles, 12 de Noviembre de 2008

Rusia esperará a Obama para negociar sobre misiles

El Kremlin rechaza la última propuesta de Bush sobre el escudo europeo

REUTERS / EFE ·12/11/2008 - 22:35h

AFP - Un soldado ruso revisa un misil de corto alcance en el enclave de Kaliningrado.

Moscú ha rechazado la última propuesta de la Casa Blanca sobre sus planes de desplegar un escudo antimisiles en Europa porque el Kremlin no piensa negociar más con la Administración de Bush y esperará a la inauguración del presidente electo, Barack Obama, para tratar con Washington un tema tan delicado.

"Rusia está dispuesta a cooperar, pero considera las propuestas insuficientes", dijo una fuente sin identificar del Kremlin, citada por las tres principales agencias rusas, lo que usualmente indica que es un reflejo de la postura oficial.

El presidente ruso, Dimitri Medvédev, dijo la semana pasada que desplegará misiles de corto alcance en el enclave báltico de Kaliningrado situado entre dos miembros de la OTAN, Lituania y Polonia en respuesta al plan de EEUU de instalar un sistema de defensa antimisiles en Polonia y la República Checa.

Pero en realidad el Kremlin está esperando a que Obama tome posesión del cargo. "No vamos a dar nuestra bendición a estas propuestas, hablaremos con la nueva Administración", dijo la fuente citada por la agencia Tass.

Bush y Medvédev tienen dos encuentros pendientes, uno durante la cumbre de Washington sobre la crisis financiera y otro durante el Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, que se celebrará en Lima el 22 de noviembre.

El embajador ruso ante la UE, Vladimir Chizhov, señaló este miércoles que "es mejor" que Obama sepa a qué se enfrenta.

"Aunque no quiero prejuzgar ninguna decisión, creo que es mejor para él saber lo que puede esperar de Rusia si decide seguir adelante" con el proyecto de la Administración de Bush, dijo Chizhov.

"Lo que dijo Medvédev es que, en caso de que EEUU coloque el escudo, entonces Rusia, como respuesta, deberá desplegar esos misiles. Ya advertimos de que tendríamos que reaccionar si esto pasaba", aclaró Chizhov en una rueda de prensa previa a la cumbre con la UE.

Un plan sin apoyos

En esa cita, que se celebrará mañana en Niza, se debatirá la propuesta del presidente ruso de construir una nueva arquitectura de seguridad en Europa que no se base exclusivamente en la OTAN.

"Hoy, en el espacio euro-atlántico, no hay ninguna organización capaz de asumir sola todos los retos de seguridad", añadió el embajador.

Entre los factores que pueden favorecer este escenario, opinó que "la próxima administración estadounidense va a revisar sus prioridades nacionales de seguridad y defensa", y lo hará en un sentido "quizá más constructivo".

Para Chizhov, el apoyo al escudo antimisiles "es virtualmente nulo" excepto en Polonia y República Checa.

Rusia considera el escudo una amenaza a su seguridad nacional, mientras que EEUU alega que lo necesita para defenderse de un posible ataque de enemigos como Irán.

El secretario general de la OTAN, Jaap De Hoop Scheffer, opinó que los comentarios de Medvédev "no ayudan". "Espero que no lleguen a colocar esos misiles. No voy a especular sobre la reacción de la OTAN, dado que los misiles no están ahí", dijo.

Noticias Relacionadas