Miércoles, 12 de Noviembre de 2008

Industria estudia dar un vuelco al mercado eléctrico

La hidráulica y la nuclear cobrarían menos para neutralizar el déficit y la liberalización de precios

A. M. VÉLEZ ·12/11/2008 - 21:55h

EFE - La CNE ha pedido revisar la retribución de la producción hidráulica y nuclear.

El Ministerio de Industria estudia cambiar el sistema de fijación de precios en el mercado mayorista de electricidad para reducir la retribución que reciben la tecnología hidráulica y la nuclear. Actualmente, estas dos tecnologías se pagan igual que otras mucho más caras como el carbón y el gas natural, que son las que marcan el precio que se paga a las generadoras por el kilovatio (kW) de electricidad.

De momento, la propuesta está en estudio y no se ha planteado a las eléctricas, a las que escocería mucho un cambio así. Especialmente, a Iberdrola y Endesa, por el fuerte peso de la hidráulica y la nuclear en su cesta de producción. Unesa ya dijo hace unos meses que plantear que a las eléctricas les cae dinero del cielo (la expresión es literal de la Comisión Nacional de la Energía) es un “grave cuestionamiento del mercado”.

En plena negociación, éste podría ser el “esfuerzo” que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha pedido al sector para buscar una solución al llamado déficit de tarifa (desfase entre ingresos y costes de generación). En las reuniones que ha mantenido el ministro con las empresas del sector, se ha planteado a las eléctricas que no apliquen grandes subidas a los grandes consumidores de energía.

Con este cambio en la retribución a hidráulica y nuclear, Industria recogería la sugerencia de algunos consejeros de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), que, para disgusto del sector, han propuesto revisar el mercado eléctrico “de tal manera que los mecanismos mercantiles y el juego de la competencia” tengan “capacidad de revelar los costes del mix energético y no sólo los de la energía generada con combustibles fósiles”, según un voto particular de tres de ellos publicado esta semana tras la polémica propuesta del regulador de subir la luz un 31% en enero. El secretario de Energía, Pedro Marín, reiteró ayer que el Gobierno descarta aplicar esa subida, pero rehusó precisar si el recibo de la luz se encarecerá en enero o se mantendrá congelado. En el sector apuestan por que subirá.

Tarifas domésticas

Con la reducción de los ingresos de la hidráulica y la nuclear se podría reducir el citado déficit y se aliviaría el efecto de la liberalización de las tarifas domésticas que, en virtud de un mandato del Congreso, debería estar en vigor a partir del próximo enero, aunque habrá un periodo transitorio de seis meses, como ya pasó con el gas natural.

De salir adelante la propuesta, se trataría de cambiar todo para que siguiera más o menos igual, ya que iría acompañada de un adelgazamiento de la tarifa para solventar el déficit, sacando partidas no relacionadas con la generación.

El establecimiento de la llamada tarifa de último recurso para consumidores con menos de 15 kW, (todos los domésticos) sería otro colchón para evitar subidas excesivas de la luz en plena crisis económica, después de un 2008 en el que la electricidad se ha encarecido a niveles inéditos en las dos últimas décadas.

 

Sin mecanismos de protección para las pymes

Industria estudia dejar fuera de la futura tarifa de último recurso (en la que los precios máximos los fijará el Gobierno) a las pymes con menos de 15 kW contratados, a las que inicialmente se dijo que podrían acogerse. El secretario de Energía, Pedro Marín, dijo ayer que ya hay “casi” un 50% de pymes que se han pasado al mercado liberalizado. 

Noticias Relacionadas