Miércoles, 12 de Noviembre de 2008

El IPC tuvo en octubre su mayor bajada mensual desde 1992

Solbes destaca que el diferencial con la eurozona ha caído a sólo cuatro décimas

AINHOA LARREA ·12/11/2008 - 21:17h

Octubre fue un mes aciago para el empleo y para la bolsa, pero dio un gran respiro en materia de precios: según los datos que hizo ayer públicos el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación ahondó en su tendencia bajista y registró su mayor caída desde julio de 1992: cedió nueve décimas, hasta el 3,6% interanual.

En sólo cuatro meses, la cotización del Brent se ha desplomado un 60% (de 146 dólares, el 3 de julio, al entorno de los 52). También se ha producido una “destacable” moderación en el precio de los alimentos, lo que, unido al freno del consumo por la crisis, ha favorecido la tercera caída mensual consecutiva del IPC y lo deja en el nivel de octubre del año pasado. Pese a todo, las Cámaras de Comercio advierten de que eso se debe, en parte, a que las familias contienen su gasto ante las malas expectativas del mercado laboral.

Tras el récord de julio, con el IPC en el 5,3%, el índice ha retrocedido 1,7 puntos. Se trata de la caída más pronunciada desde 2001 y, “con el permiso del crudo, “es bien probable” que la inflación cierre 2008 “por debajo del 3%”, aseguró el secretario de Estado de Economía, David Vegara.

La inflación subyacente (que excluye la energía y los alimentos frescos) también experimentó un fuerte retroceso: bajó cinco décimas, hasta el 2,9% (la menor tasa desde septiembre del año pasado).

El efecto del transporte

“Nuestro país tiene cierta tendencia a la inflación”, reconoció en una ocasión Zapatero. Ahora, parece que el ritmo de crecimiento de los precios se desacelera, y en el último año las rúbricas que más impulsan al alza el IPC han registrado una importante moderación. El transporte, por ejemplo, se ha beneficiado del reciente descenso de carburantes y lubricantes, frente a la notable subida de hace un año, y los alimentos y bebidas no alcohólicas se han encarecido dos puntos menos que en septiembre –un 4%– por la estabilidad de gran parte de los alimentos en octubre (destacaron, especialmente, la leche, el pan, la carne de ave, los quesos, el pescado fresco y los aceites).

En tasa mensual, el IPC escaló tres décimas en octubre. Lo que más repercutió en esa subida fue el precio de la ropa (que repuntó un 9,2%) y de la enseñanza (2,7%), por el inicio del curso universitario. En el extremo opuesto, la bajada con más impacto correspondió al transporte (–2,5%), gracias a la bajada de carburantes y lubricantes.

Por otro lado, el INE confirmó el IPC armonizado, que también fue del 3,6%; es decir, cuatro décimas superior a la media de la eurozona. En los últimos 12 meses,el diferencial de precios entre España y los países de la moneda única se había mantenido en torno a un punto, pero en octubre se redujo seis décimas. “Importantísima” y “clarísima” es, a juicio del vicepresidente, Pedro Solbes, esa reducción, ya que, tal como avanzaron los indicadores adelantados, hace casi cinco años que la inflación española no se aproximaba tanto a la de la zona euro.

El Gobierno se congratuló por la noticia; la oposición, en cambio, puso algunas objeciones: el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, señaló que la inflación española sigue siendo alta en una situación de “recesión”, lo que supone “la peor combinación”. UGT afirmó que se plantea un escenario favorable

para que el Banco Central Europeo anuncie otro recorte de tipos, y Comisiones Obreras vio “insuficiente” el compromiso de los empresarios para controlar los precios. CEOE, por su parte, auguró que el efecto base respecto al último trimestre de 2007 hará que la inflación siga a la baja.