Miércoles, 12 de Noviembre de 2008

Los gobiernos africanos también quieren ser oídos en el G-20

Subrayan que Sudáfrica acude a la cumbre como país emergente y no como representante de los países africanos

EFE ·12/11/2008 - 13:24h

África quiere dejar sentir su voz en la cumbre del grupo G20 que se inaugurará este fin de semana en los EEUU, según reivindicaron hoy en Túnez los ministros de Hacienda y los gobernadores de los bancos centrales del continente.

La Unión Africana (UA) y el Banco Africano de Desarrollo (BAD) convocaron la reunión de Túnez para elaborar una posición común sobre los efectos de la crisis financiera internacional en las economías africanas.

Kaberuka señaló que el mundo afronta la crisis más grave desde el fin de la Segunda Guerra Mundial

Las recomendaciones se incluirán en la declaración final prevista este viernes, y tanto la UA como el BAD pretenden trasladarlas al grupo G20 señalando que la presencia en el mismo de Sudáfrica es como país emergente y no como representante de los países africanos.

El presidente del BAD, Donald Kaberuka, señaló que el mundo afronta la crisis más grave desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, y vaticinó que África será, posiblemente, el continente que más sufra las consecuencias.

Antes de la crisis, la economía africana progresaba anualmente en un 6,5%, pero ahora las previsiones más optimistas no rebasan el 5%, añadió.

"Hemos conocido diez años de crecimiento continuo por la fuerte demanda mundial de nuestros productos de exportación, pero la crisis financiera amenaza hoy a los inductores externos del crecimiento en África y afecta la integración económica", subrayó Kaberuka.

"África será, posiblemente, el continente que más sufra las consecuencias de la crisis"

Al respecto, recordó que el alza de los precios de los alimentos y el petróleo han erosionado la estabilidad de gran número de naciones del continente y "aún así debemos prepararnos para hacer frente a una situación todavía peor a corto o medio plazo".

Kaberuka destacó que ante la crisis, el BAD debe extremar la prudencia en la facilitación de créditos, dado que tiene recursos financieros limitados, por lo que apeló a una mayor concertación de esa institución con el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones continentales.

Por su parte, el secretario general de la UA, Jean Ping, empleó el término de "consejo de guerra" para calificar la conferencia de Túnez y declaró que los países africanos sostienen la idea de que debe reformarse el sistema financiero internacional porque, de lo contrario, no habrá estabilidad financiera.

Tras la ceremonia de apertura, las deliberaciones continúan a puerta cerrada sobre los tres temas del primer día: el impacto de la crisis financiera en las economías africanas, la crisis y la arquitectura financiera internacional y sus incidencias en las operaciones del sector privado.