Martes, 11 de Noviembre de 2008

Brown propone un recorte de impuestos a nivel mundial

El primer ministro británico defiende medidas fiscales para combatir la recesión

LOURDES GÓMEZ ·11/11/2008 - 23:40h

AP - Brown también quiere liderar la cumbre.

El primer ministro británico, Gordon Brown, propondrá en la cumbre de Washington, que se celebra este fin de semana, una acción fiscal coordinada,basada en la reducción de impuestos, de las principales economías mundiales, con el fin de frenar la recesión económica. El premier laborista trata así de liderar el esfuerzo internacional contra la crisis, al igual que hizo con sus propuestas para rescatar el sistema bancario, que fueron replicadas en diversos países de Europa y en Estados Unidos.

De acuerdo con el plan de Brown, la rebaja de impuestos debe dar continuidad a la cooperación demostrada, el mes pasado, por los bancos centrales con la bajada simultánea de los tipos de interés en Estados Unidos, Europa y Asia.

"El estímulo fiscal será más efectivo y más beneficioso si se produce de una forma coordinada. La diferencia será mucho más grande que si un país actúa independientemente", defendió ayer el primer ministro en su conferencia de prensa mensual. "Necesitamos actuar en cooperación y ahora se presenta la oportunidad de trabajar juntos en política fiscal", añadió.

Brown mencionó a España, Alemania y China entre los países que han adoptado o están adoptando políticas fiscales para reactivar la economía. "En este periodo de enorme incertidumbre, es el momento oportuno para ofrecer estímulos fiscales. Debemos trabajar juntos para coordinar las políticas monetaria y fiscal", reclamó en Downing Street.

Próxima rebaja

El primer ministro británico, en todo caso, dijo que anunciará próximamente reducciones de impuestos en el Reino Unido, y aseguró que la falta de ingresos se compensará con un mayor endeudamiento público. La cumbre del G-20 se celebra en el inicio de la transición en la presidencia estadounidense, con George W. Bush de anfitrión y en ausencia de su sucesor, Barack Obama. La reunión tendrá un horizonte más limitado que en su planteamiento original y permitirá dar "un primer paso" hacia el consenso internacional, según Brown. "El presidente electo defiende la reforma. No hay falta de voluntad para reformar el sistema financiero internacional", añadió, tras sugerir que una segunda cumbre será necesaria para desarrollar el acuerdo.