Martes, 11 de Noviembre de 2008

El cambio climático es culpa del otro

Los españoles creen que el calentamiento es un grave problema, pero niegan su responsabilidad en él

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·11/11/2008 - 21:16h

Los consumidores españoles reconocen estar preocupados por el cambio climático, e incluso consideran que es un problema grave. La causa de este fenómeno es la actividad humana, según reconocen, pero cuando se les pregunta por la responsabilidad individual, los consumidores esquivan la respuesta. Son las principales conclusiones del estudio Hábitos de consumo y cambio climático, presentado ayer por la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI).

Más de la mitad de las 2.534 personas entrevistadas achaca a las empresas y a las industrias la responsabilidad del calentamiento. El 44% cree que es culpa del Ministerio de Medio Ambiente; el 28%, de las comunidades autónomas, y el 21%, de los ayuntamientos. La paradoja es que el 34% de los encuestados dice que los culpables son los ciudadanos, pero cuando se les pregunta por sus acciones concretas, esa culpabilidad se reduce al 25%.

Esta falta de sensibilidad se refleja en los hábitos de consumo, ya que al realizar una compra antes de valorar su impacto ambiental, el 80% de los clientes elige por el precio, y sólo el 40% se fija en el envase o en que sea ecológico. La opción del ahorro energético sí se contempla, sin embargo, en la compra de un electrodoméstico: más del 50% elige uno de bajo consumo. La mayor parte, además, relaciona el cambio climático con problemas de contaminación, deshielo o extinción de especies, pero no con el bienestar o la economía de cada persona.

En coche, aunque contamine

Dejar de utilizar el coche privado y optar por el transporte público sigue siendo una asignatura pendiente, a pesar de que los entrevistados son conscientes de que la contaminación atmosférica es causa y consecuencia del cambio climático. Sólo un 19% tiene en cuenta las emisiones de su coche al decidir adquirirlo; y aún peor, en el futuro, el 42% confiesa que no va a utilizar el transporte público, y el 47% dice que no va a limitar el uso de su vehículo privado.

La calefacción es el equipamiento doméstico que más contribuye al calentamiento, según esta encuesta, pero una buena parte de los consumidores reconoce que no sella puertas y ventanas para evitar la pérdida de calor o no se pone una chaqueta en casa para bajar el termostato. Y en el futuro, el 47% asegura que no va a reducir el consumo de calefacción.

La presidenta de FUCI, Agustina Laguna, considera que el éxito de las políticas públicas de consumo sostenible "está siendo bastante limitado". "Esto es debido, en parte, a que la mayoría de los españoles se resiste a modificar sus prácticas habituales de consumo, las cuales se ven influidas por su entorno y, especialmente, por su situación económica", añade.

Noticias Relacionadas