Martes, 11 de Noviembre de 2008

Sondeo analiza cómo escuelas EEUU manejan la alergia a alimentos

Reuters ·11/11/2008 - 18:06h

Por Megan Rauscher

Una encuesta a enfermeros que trabajan en escuelas primarias y secundarias de Estados Unidos reveló que los planes de acción para manejar la alergia a los alimentos en los estudiantes no se utilizan adecuadamente.

"Los padres de esos alumnos deberían ser más proactivos con la salud de sus hijos y pedirles al pediatra que les proporcione o les recomiende un plan de acción para manejar la alergia a los alimentos", dijo a Reuters Health el doctor John M. Pulcini, de la University of Mississippi, en Jackson.

Las reacciones alérgicas a los alimentos pueden amenazar la vida y son la principal causa de reacciones alérgicas graves o "anafilaxis" fuera del hospital, explicó Pulcini en un informe presentado en la reunión anual del Colegio Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología, que se realiza en Seattle.

Existe un acuerdo generalizado entre varios expertos, incluidos los miembros de la entidad organizadora del encuentro, los médicos de atención primaria de la Academia Estadounidense de Pediatría y los enfermeros de la Asociación Nacional de Enfermeros de Escuela, de que deberían aplicarse planes de acción para el manejo de la alergia a los alimentos en los estudiantes.

"Pero existen diferencias entre esas recomendaciones y su aplicación en las escuelas", dijo Pulcini.

El equipo dirigido por Pulcini entrevistó a 43, o dos tercios, de todos los enfermeros que trabajan en las escuelas primarias y secundarias en el condado de Greenville, en Carolina del Sur, que es el sistema de salud pública más grande del estado, sobre cómo se manejaba la alergia a los alimentos en esas escuelas.

Todos los enfermeros trabajan en colegios con por lo menos un alumno con ese tipo de alergia.

En el año previo al estudio se habían registrado 16 reacciones alérgicas a alimentos; el 30 por ciento de los enfermeros dijo que había atendido por lo menos una reacción alérgica en el año escolar previo.

El 19 por ciento de los entrevistados dijo que había atendido por lo menos una reacción alérgica a alimentos por año.

Los resultados sobre los planes de acción escolares "fueron mixtos, ya que eran alentadores por un lado y desalentadores por otro", dijo Pulcini a Reuters Health.

El 44 por ciento de las escuelas incluía a todos sus alumnos alérgicos a los alimentos en planes de acción, no así el 56 por ciento restante.

El 42 por ciento de los colegios en el mismo distrito incluía en esos planes a menos de la mitad de sus estudiantes alérgicos a los alimentos. "Se necesitan más estudios para investigar esas disparidades dentro del mismo sistema escolar", dijo Pulcini.

Para el autor, cabe destacar que estudios previos en otros sistemas escolares en Estados Unidos habían hallado que entre el 16 y el 64 por ciento de los alumnos alérgicos a los alimentos estaban incluidos en planes de acción, "de modo que ese sistema escolar está en o por encima del promedio nacional".

En la mayoría de las escuelas (el 86 por ciento), por lo menos otros tres integrantes del personal, además de los enfermeros, estaban entrenados para administrar medicamentos de rescate, pero en el 5 por ciento de los colegios no había otro adulto con ese entrenamiento para atender a un alumno en caso de una reacción alérgica.

Para elevar la cantidad de alumnos alérgicos a los alimentos dentro de planes de acción es necesario "contar con más cooperación entre los médicos, los enfermeros escolares y los padres, dijo Pulcini.

"Los enfermeros tienen la mejor predisposición para atender a todos los alumnos, pero según la experiencia sería bienvenido un plan de acción a cargo de un médico", añadió.

"Al igual que muchos médicos orientan a los enfermeros sobre cómo tratar a los niños con asma, también deben estar preparados para orientarlos sobre el manejo de pacientes alérgicos a los alimentos (a través de un plan de acción)", concluyó el investigador.