Martes, 11 de Noviembre de 2008

Tratar el reflujo ayuda a los niños con asma: estudio

Reuters ·11/11/2008 - 16:12h

Por Megan Rauscher

En los niños con asma y reflujo gastroesofágico (GERD), tratar el problema gástrico permitiría aliviar la condición asmática, según una investigación presentada en una reunión anual del Colegio Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología, en Seattle.

El GERD es una enfermedad común en la cual los líquidos estomacales regresan al esófago, causando quemazón y otros síntomas crónicos, que pueden generar la erosión del esófago.

Además del uso de fármacos para reducir la secreción de este fluido ácido, el GERD podría tratarse con un tipo de cirugía llamada fundoplicación, que ajusta la conexión entre el esófago y el estómago.

Estudios previos en adultos sugirieron que hasta cuatro de cada cinco asmáticos experimentan el molesto reflujo ácido.

Si bien las conexiones entre el asma y el GERD siguen siendo poco claras, los investigadores indicaron que los medicamentos contra el reflujo a veces pueden ayudar a aliviar los síntomas asmáticos.

"Alrededor de dos tercios de los pacientes con asma tienen reflujo subyacente y el GERD ha estado implicado en la generación de asma", dijo a Reuters Health el doctor Vikram Khoshoo, gastroenterólogo infantil del Centro Médico de West Jefferson, en Nueva Orleans, quien participó del estudio.

Para investigar más esta relación, el equipo sometió a 62 niños de entre 6 y 11 años con asma a una prueba de flujo esofágico.

Los 44 chicos con resultados anormales que sugerían la presencia de GERD recibieron terapia contra la condición gástrica (médica o quirúrgica), mientras que los otros 18 pacientes sirvieron como grupo de comparación y mantuvieron su régimen contra el asma.

Después de dos años, los niños que recibieron terapia contra el reflujo experimentaron menos de un brote asmático por año, comparado con casi tres entre el grupo de control.

Las pruebas de respiración confirmaron la mejora en la función pulmonar con la terapia contra el reflujo gastroesofágico.

"Hallamos que cuando se toma a los niños con asma y GERD y se los trata con medicación contra el reflujo, sus resultados asmáticos mejoran, requieren muchos menos fármacos contra el asma y tienen menos exacerbaciones asmáticas", dijo Khoshoo a Reuters Health.

El GERD permanece sin detectar en muchos niños con asma persistente, agregó Khoshoo.

Cuando el reflujo es tratado, deberían haber una mejora en los síntomas, una reducción de los medicamentos para el asma requeridos y también una mejora en la función pulmonar, finalizaron los autores.