Martes, 11 de Noviembre de 2008

La Junta Militar birmana condena a 23 miembros de la oposición

Atrás quedan las promesas de aperturismo de Rangún. Pasarán 65 años en prisión por participar en las manifestaciones del año pasado

PÚBLICO.ES ·11/11/2008 - 09:49h

La Junta Militar birmana ha condenado a 65 años de cárcel a 23 personas acusadas de participar en las manifestaciones del pasado año. Los familiares denuncian que el juicio se ha llevado a cabo en privado en una cárcel a las afueras de Rangún.

Todo el aperturismo que se supone que iba a iniciar el Gobierno birmano se quedó por el camino entre monjes ajusticiados y las víctimas del ciclón Nagris

Promesas de democracia

Hace poco más de un año, el mundo miraba con admiración la valentía de los monjes birmanos que plantaban cara pacíficamente a la Junta Militar de Rangún, a la vez que empezaron a llover las críticas internacionales por la constante violación de los Derechos Humanos en el país. 

La ONU envió a Ibrahim Gambari para tratar de buscar una solución a la crisis social de Birmania y hacer ver a los militares que el único camino posible era el aperturismo y la democracia. Entre los pasos a seguir estaba la liberación de Aung Sang suu kii, premio Nóbel de la paz y líder de la oposición, encerrada desde 1989 en una casa custodiada 24 horas al día por los soldados. 

La Junta aceptó las propuestas internacionales y empezó, en teoría, un viaje hacia la democracia que terminaría con la celebración de unas elecciones. Varios meses después, el ciclón Nagris arrasó el país y la Junta Militar volvió a cerrar las fronteras, hasta el punto de no dejar pasar la ayuda humanitaria internacional. Unas 150.000 personas murieron. Las expectativas de cambio se volvieron a frustrar entonces.