Lunes, 10 de Noviembre de 2008

Las miniprimarias del PP nacen muertas

En los diez congresos regionales convocados con los nuevos estatutos se ha presentado un único candidato al cargo de presidente // El aparato del partido sigue controlando los procesos de elección

YOLANDA GONZÁLEZ ·10/11/2008 - 17:33h

Extremadura y Aragón han sido los dos últimos escenarios de congresos regionales del Partido Popular. En ambos cónclaves se ha puesto de manifiesto que la democracia interna en las filas conservadoras sigue siendo la misma que antes de que el partido estrenara los estatutos aprobados en el XVI Congreso Nacional del PP, celebrado en Valencia el pasado mes de junio.

El PP introdujo una reforma en el artículo 30 que pretendía, según explicaron sus dirigentes, dar mayor facilidad a los candidatos para concurrir a las presidencias nacional y regional del partido y también incrementar el protagonismo de los afiliados. Vendieron su propuesta como un "sistema de primarias".

Teniendo en cuenta los congresos de Aragón y Extremadura, hasta la fecha se han celebrado 10 cónclaves bajo las nuevas normas internas y en ninguno de ellos ha concurrido a la presidencia regional más de un candidato.

En Aragón, Luisa Fernanda Rudi llegó el pasado sábado al Auditorio de Zaragoza sin rival, después de haber sido impuesta como sucesora de Gustavo Alcalde por la dirección nacional del partido.

Ni Antonio Torres, presidente del PP de Huesca, ni Antonio Suárez, portavoz en las Cortes de Aragón, que en un primer momento se plantearon presentar sus candidaturas, se atrevieron a oponerse a una rival que contaba con el respaldo del aparato del partido.

Algo similar ha ocurrido en Extremadura. José Antonio Monago, presidente del PP de Badajoz, fue proclamado el sábado líder de los conservadores extremeños en sustitución de Carlos Floriano.

Tres retiradas

En el camino se quedaron tres candidatos: Rafael Mateos, alcalde de Navalmoral de la Mata; Antonio Guerrero, ex coordinador de Organización, y Pedro Acedo, ex alcalde de Mérida. Los dos primeros se retiraron hace poco menos de un mes al comprobar la dificultad para conseguir los avales
necesarios.

Acedo se descartaba 24 horas antes del cónclave tras comprobar que le era imposible reunir el apoyo de los 106 compromisarios necesarios para ser proclamado candidato ante el congreso. Esa cifra representa el 20% del total de delegados.

La novedad en las normas internas aprobadas en el XVI Congreso se limita a la introducción de un par de pasos previos a la presentación de candidaturas ante el plenario del congreso. Así, se regula que es preciso obtener 100 firmas para ser considerado candidato y participar en una campaña electoral interna, en la que la dirección del partido debe garantizar a todos la igualdad de oportunidades.

Pero el requisito clave, el que hizo que nadie plantara cara a Mariano Rajoy, sigue siendo el mismo: contar con el aval de una quinta parte de los compromisarios. "No creo que nadie se sienta motivado a dar un paso al frente sólo porque el partido ofrece a los candidatos la posibilidad de embarcarse en una campaña de 21 días", dice con ironía un ex diputado.

Dificultad

Fuentes del partido en Madrid consideran que "conseguir el respaldo del 20% de los delegados con el aparato del partido en contra es muy difícil".
Además, insisten en que no puede calificarse de primarias la forma de elección de presidentes en el PP, puesto que "el sistema de voto sigue siendo indirecto". "En las primarias, cada uno de los afiliados tendría derecho a voto sin compromisarios de por medio", se quejan las mismas fuentes. "No es un secreto que los aparatos del partido tienen capacidad para que los compromisarios apoyen a una determinada persona", añaden.

El último fin de semana de noviembre se celebra el último congreso regional pendiente, el asturiano. A Ovidio Sánchez, actual presidente y representante del sector oficial, le ha salido un competidor, Juan Morales, ex portavoz parlamentario. Habrá que ver si Morales también tira la toalla.

Noticias Relacionadas