Lunes, 10 de Noviembre de 2008

Implante de vidrio en tumor ayuda a seguir el cáncer en ratones

Reuters ·10/11/2008 - 13:38h

Una técnica que emplea una pequeña ventana de vidrio implantada en la piel de un ratón permite a los científicos seguir el desarrollo de las células cancerosas a medida que se expanden y atacan a otras partes del cuerpo, según reveló un nuevo estudio.

Esta ventana podría algún día jugar un papel importante en el análisis de cómo se desempeñan ciertos medicamentos a la hora de evitar que el cáncer se expanda, dijo Jeffrey Segall, investigador del Colegio de Medicina Albert Einstein de la Yeshiva University, en Nueva York.

"Esperamos que esta tecnología pueda ser usada para probar la habilidad de varios tratamientos farmacológicos para inhibir la invasión y metástasis de las células tumorales", señaló Segall, quien dirigió el estudio.

"Además, la tecnología podría ser útil para seguir los efectos de los medicamentos sobre el crecimiento tumoral", añadió el experto.

Un tumor sólo es más fácil de tratar, pero muchas veces las células cancerosas hacen metástasis al ingresar al torrente sanguíneo y se expanden a otras partes del cuerpo. Esto es mucho más peligroso y lo que suele causar la muerte de las personas con la condición, expresó Segall.

Por lo tanto, comprender mejor este proceso al realizar un seguimiento en el laboratorio de las células cancerosas a medida que se expanden es un paso importante para tratar de manera más efectiva la enfermedad, agregó el autor.

"Lo que vimos es que las células tumorales invaden en distintas cantidades, según dónde se encuentren en el tumor", manifestó Segall. "Las más invasivas son las que se encuentran alrededor de los vasos sanguíneos", indicó.

Ha habido indicaciones previas de que esto es así y la investigación publicada en la revista Nature Methods parece confirmarlo, expresó Segall durante una entrevista telefónica.

Para analizar el tema, los investigadores implantaron una pequeña ventana de vidrio en la piel de ratones, alrededor de la glándula mamaria y la adhirieron con suturas de unos 3 a 5 milímetros. El equipo inyectó también a los ratones el material para provocarles cáncer de pecho.

Luego, los expertos utilizaron la misma técnica que este año ganó el Premio Nobel de Química para iluminar a las células cancerosas bajo luz ultravioleta, para seguir mejor a los tumores, dijo Segall.

"La ventana nos permitió observar los tumores durante varios días y las marcas nos permitieron hallar esas células", indicó el autor, quien agregó: "Podemos rastrearlas por períodos más largos y con mayor facilidad".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad