Lunes, 10 de Noviembre de 2008

ENFOQUE-"Robodoc": El cirujano del futuro en las mejores salas

Reuters ·10/11/2008 - 11:36h

Por Ben Hirschler

Una serpiente mecánica que puede ingresar en el cuerpo por medio de orificios naturales y no por incisiones para realizar operaciones, es un dispositivo futurista que los investigadores creen transformará las técnicas quirúrgicas tradicionales.

Con una recesión mundial en el horizonte y los presupuestos de salud bajo presión, podría ser un momento extraño para mostrarse optimista sobre la cirugía de alta tecnología.

Los robots, después de todo, no son baratos. El precio de venta promedio del sistema líder en el mercado da Vinci del Intuitive Surgical Inc. de California es de 1,35 millones de dólares.

Algunos críticos, incluyendo al experto en fertilidad británico Robert Winston, han cuestionado la rentabilidad de los robots cuando otros tratamientos, como los medicamentos para el cáncer, están siendo racionados.

Pero quienes los impulsan dicen que los precios caerán de forma inevitable con el incremento del uso y la competencia, como ocurrió con las computadoras.

Decenas de miles de procedimientos de próstata, corazón y otras especialidades ya están siendo realizados por robots, y los expertos predicen que en los próximos años las máquinas serán usadas para penetrar en lo profundo de los cuerpos enfermos.

En un laboratorio universitario cercano al Museo de Ciencias de Londres, los investigadores trabajan en una nueva generación de dispositivos de alta tecnología para llevar la cirugía robótica mínimamente invasiva al próximo nivel.

La posibilidad de que brazos robóticos hurguen en el abdomen suena alarmante, pero su precisión podría implicar menos trauma, una rápida recuperación, una estadía más breve en el hospital y menor cantidad de tejido dañado.

Entre los hombres que necesitan cirugía de próstata -el mayor grupo en someterse al bisturí robótico en la actualidad-, eso significa menos riesgo de impotencia, según los médicos que usaron los dispositivos.

"No es el concepto más fácil de describirle a un paciente", dijo el cirujano Ara Darzi, co-director del Centro Hamlyn de Cirugía Robótica del Imperial College en Londres y responsable de atención de pacientes del ministerio de Salud del Gobierno británico.

Según su experiencia, los pacientes se convencen rápido una vez que se les explican los beneficios.

"Los pacientes necesitan que se les asegure que esta no es una máquina que opera independientemente. Esta es una máquina que facilita," dijo Darzi.

SISTEMA DE RASTREO DE OJOS

Sentado en una consola y mirando un visor estereoscópico, Darzi puede dirigir las pinzas multiarticuladas de su robot dentro del cuerpo del paciente, usando una serie de comandos y controles de pie mientras realiza operaciones de vesícula, cáncer y otras intervenciones.

Puede que sean lo último en tecnología, pero estos robots son el comienzo.

"Esta es la punta del iceberg, este es el primer auto que se inventó. Hay una enorme cantidad de trabajo en este campo que mejorará significativamente la capacidad de un cirujano de proporcionar un procedimiento mucho más preciso y exacto", dijo Darzi a Reuters.

Una idea que pronto podría volverse realidad es un dispositivo que usa la mirada del cirujano para dirigir herramientas, mediante el rastreo de la luz reflejada en los ojos del usuario, haciendo que las operaciones sean más simples y menos invasivas.

La cámara y el sistema quirúrgico de orificios naturales "I-snake," que eliminaría la necesidad de incisiones en general, está más avanzado. El equipo en Imperial espera tener su sistema de acceso oral o rectal listo para pruebas dentro de 3 años y medio.

También se trabaja para un programa de "realidad aumentada". Este podría usar datos de escaneos de pacientes anteriores para ayudar a los cirujanos a visualizar tumores u otras estructuras debajo del tejido viviente.

Otra posibilidad es estabilizar artificialmente la imagen de órganos en movimientos, como el corazón que late, mediante la creación de instrumentos robóticos que se mueven a la par del cuerpo del paciente.

"En la actualidad, los robots son usados en procedimientos relativamente simples", dijo Guang-Zhong Yang, codirector de la unidad en Imperial. "Pero en el futuro, serán usadas para procedimientos más avanzados como cirugías cardíacas", agregó.

Darzi y Yang no están solos. En mayo de este año, médicos de la Universidad de Calgary en Canadá usaron un robot llamado neuro Arm para quitarle un tumor del cerebro a una mujer de 21 años, en lo que constituyó la primera operación de ese tipo.

En tanto, los investigadores del Instituto DLR de Robótica y Mecatrónica de Alemania trabajan en un sistema liviano llamado MIRO, usando la misma tecnología del brazo robótico como es usada en el espacio.