Lunes, 10 de Noviembre de 2008

Papa condena tráfico de órganos y advierte sobre transplantes

Reuters ·10/11/2008 - 11:33h

El Papa Benedicto XVI dijo el viernes que el tráfico de órganos humanos es una abominación e instó a tomar precauciones al extraer órganos de donantes agónicos que aún no estén realmente muertos.

El líder católico relató, durante una reunión de científicos y bioéticos realizada en la Academia Pontífice para la Vida, que el comercio ilegal de órganos muchas veces se aprovecha de gente inocente, inclusive de niños.

La compra y venta de órganos humanos es un lucrativo negocio para quienes los suministran y para los países que permiten que turistas extranjeros se realicen transplantes que no pueden conseguir en casa. Los órganos generalmente son comprados a campesinos pobres y en algunas ocasiones a prisioneros.

"Los abusos en transplantes y tráfico de órganos, que muchas veces impacta a personas inocentes, como niños (...) debieran ser decisivamente condenados como abominaciones", expresó.

El Sumo Pontífice dijo que la donación de órganos realizada de manera legal es un acto de amor y recordó que existen largas listas de espera por órganos vitales que salvarían vidas.

Además recordó que la ciencia ha ayudado a determinar de mejor manera el momento de muerte y que los científicos debieran seguir trabajando para lograr que sea aún más preciso.

"No debe existir ni la menor sospecha de arbitrariedad. En donde no se consiga certeza, el principio de precaución debe prevalecer", explicó.

Las autoridades de salud estiman que en cerca del 10 por ciento de los transplantes de riñón, los órganos son ilegalmente conseguidos. El resto proviene de donantes con muerte cerebral o personas que donan un órgano para algún familiar.