Lunes, 10 de Noviembre de 2008

Rumsfeld dio orden de perseguir a Al Qaeda por todo el planeta

El Pentágono ha combatido a supuestos militantes de Al Qaeda en cerca de 20 países con la autorización de Bush. El ex secretario de defensa confeccionó una 'lista negra' de países que albergaban terroristas. Irán está en el punto de mira de la Casa Blanca

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·10/11/2008 - 09:07h

El Pentágono autorizó al mando militar a combatir a Al Qaeda en cualquier parte del mundo. Así lo revela hoy el diario norteamericano The New York Times, que habla de hasta doce operaciones de este tipo en países como Siria y Pakistán. Citando más de seis fuentes militares y de inteligencia y a responsables gubernamentales, el diario señala que fue el ex secretario de defensa, Donald Rumsfeld, el que autorizó las operaciones, con la aprobación del propio Bush.

Bajo esta orden, los militares tuvieron una nueva autorización para atacar a Al Qaeda en cualquier lugar del mundo, y un mandato más amplio para llevar a cabo operaciones en países que no están en guerra con Estados Unidos, según el periódico.

En la lista negra hay de 15 a 20 países, incluidos Siria, Pakistán, Yemen, Arabia Saudí y otros estados del Golfo Pérsico, donde se supone que operan o buscan refugio los integrantes de Al Qaeda, dijo al diario un alto cargo del Gobierno.

Un ex alto responsable de la CIA dijo al diario que una de las operaciones incluyó el asalto a un supuesto campamento en la región paquistaní de Bajuar.

Misiones de reconocimiento en Irán

El diario señaló que los responsables oficiales dejaron claro que no había habido operaciones en Irán usando esta autorización, pero sugirieron que las fuerzas estadounidenses habían realizado misiones de reconocimiento en Irán usando otras directivas clasificdas.

Altos oficiales militares dijeron al periódico que al menos una docena de misiones fueron abortadas porque las autoridades decidieron que eran demasiado peligrosas, diplomáticamente inconvenentes, o se basaban en pruebas insuficientes. Los portavoces de la Casa Blanca, el Departamento de Defensa y los militares declinaron hacer comentarios sobre la información.