Lunes, 10 de Noviembre de 2008

El mundo real

Un atlas ofrece 366 nuevas versiones del mapamundi

MANUEL ANSEDE ·10/11/2008 - 18:15h

El mapamundi del virus de inmunodeficiencia humana es muy diferente del habitual. El tamaño de cada territorio es proporcional al número de personas de entre 15 y 49 años que viven con el VIH.

El mundo se ha acostumbrado a verse a sí mismo bajo el prisma del geógrafo flamenco Gerardo Mercator, autor en 1569 del mapamundi que todavía monopoliza los libros de texto. Pero este mapa es un gran embuste. La proyección de Mercator consigue que África y Groenlandia parezcan del mismo tamaño, cuando el continente africano es unas 14 veces mayor que la isla danesa.

Ahora, el libro The atlas of the real world (El atlas del mundo real, Thames and Hudson) muestra otras 366 maneras diferentes de ver el planeta, dejando de lado la representación en función del tamaño y la forma de los países. 

Estos mapas distorsionados, conocidos como cartogramas, emplean otras variables estadísticas y son mucho más útiles para comprender, de un vistazo, la desigual expansión del VIH o con qué parte del planeta se están cebando las guerras. Sus autores, tres de los miembros del equipo del sitio web worldmapper.org, han conseguido atraer la atención del Fondo Monetario Internacional, interesado por el cartograma en el que África desaparece: el que representa a los países según su número de votos en este organismo.

Mapas conmovedores

Uno de los padres del atlas, Daniel Dorling, profesor de Geografía Humana en la Universidad de Sheffield (Reino Unido), confiesa a Público que fue muy duro ver acabado el mapa que refleja las muertes de niños entre uno y cuatro años. Otros, como el dibujado con los datos de ingestión de comida rápida (con EEUU hipertrofiado) o el del número de turistas (con España del tamaño de África), son menos dramáticos.

Los autores comenzaron a elaborar estas revisiones del mapamundi en 2005, cuando los datos estadísticos disponibles y las nuevas técnicas de cartografía lo hicieron posible. "El siguiente paso será elaborar mapas que muestren los flujos de alimentos, dinero y personas en el planeta", explica Dorling. Todos estos mundos paralelos tienen algo en común: están dentro de éste.

Noticias Relacionadas