Viernes, 7 de Noviembre de 2008

Un pueblo pendiente de Bosch

La Carolina vive días de incertidumbre por el incierto futuro de la fábrica de la multinacional alemana, principal motor económico del pueblo.

G. AYUSO / F.VICENTE ·07/11/2008 - 20:40h

Entrada de la fábrica de Bosch en La Carolina.

El futuro de la fábrica Robert Bosch de La Carolina y de sus 300 empleados depende de un comprador. La multinacional alemana está negociando la venta de la planta -que produce cláxones para varias firmas de automóvil- para dar salida a una situación de "pérdidas endémicas". El acuerdo, de no torcerse, podría cerrarse en una semana.

Los sindicatos reclaman a la dirección que diseñe fórmulas que aseguren el futuro de la planta. Pero la multinacional alemana ha descartado cualquier cambio de producción porque fabricar en España ya no resulta económico. Por contra, se encuentra en negociaciones muy avanzadas con un posible comprador que seguiría con la misma actividad. "Si optimiza los costes indirectos produciendo más y aporta nuevos productos la planta puede ser rentable", señala un portavoz de la empresa.

Hace más de 30 años que la fábrica se instaló en La Carolina, tiempo en el que se ha convertido en su principal motor. Entre empleo directo e indirecto, ocupa a unas 700 personas, una cantidad muy significativa para un municipio de apenas 15.000 habitantes. Estos días no se habla de otra cosa en la calle.

Lo que dicen en el pueblo

"La dirección nos ha dicho que la fábrica se vende o se cierra", cuenta Vicente que a sus 33 años lleva diez en la línea de montaje. "Medio pueblo, si se suman las empresas y talleres que les sirven", calcula Francisco Javier Ródenas que gestiona el Asador Escala en este municipio de Sierra Morena. "Desde que empezaron los rumores de que la fábrica iba mal, entre semana no sale nadie y el fin de semana, cuatro. Se hundió todo", asegura Ródenas, cuyo propio suegro fue prejubilado por Bosch el pasado 6 de septiembre al cumplir 60 años de edad.

La multinacional alemana dice que fabricar en España

Los rumores sobre la principal empresa del pueblo no paran. "Que habían perdido un contrato importante", explica Eduardo Torres, director de la sucursal de Caja Jaén en el municipio, "que a unos 70 eventuales no les iban a renovar...". Cuando el río suena agua lleva. Es cierto que se ha perdido un contrato para nuevos modelos. Según Vicente, era para su principal cliente, Chrysler, que se lleva en torno a un 30% de su producción. "Pero los contratos en vigor, por ahora, se mantienen", dice. Según Francisco Ferrer, presidente del comité de empresa, el número de eventuales es de 43, "a los que se acaba de renovar por tres meses".

Por toda La Carolina los comentarios son constantes y no sólo sobre Bosch. "Ayer una señora le contaba a otra que habían despedido a su hijo de una fábrica de madera de aquí, y la otra respondía que a su hijo también", recuerda Manoli García, gerente del supermercado Spar.

Desde que en septiembre empezaron los rumores, las ventas de la farmacia de Javier Amador van cayendo. Él, como todos, está preocupado: "Si cierra Bosch ya me dirá usted... es la fábrica más grande del pueblo, sería un golpe". Desde su oficina de Caja Jaén, Torres define la situación de La Carolina como "de incertidumbre total", pero reflexiona que no es más que el reflejo de lo que ocurre a nivel nacional. "Está lloviendo mucho", concluye.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad