Viernes, 7 de Noviembre de 2008

Los alimentos muy calóricos aumentarían el riesgo de diabetes

Reuters ·07/11/2008 - 17:01h

Por Joene Hendry

Las dietas cargadas de alimentos muy calóricos aumentarían el riesgo de una persona de desarrollar diabetes, sugirió una nueva investigación.

Los adultos que consumían los alimentos con la mayor cantidad de calorías tuvieron un 60 por ciento más de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un estudio dirigido por la doctora Nita Forouhi, investigadora del Instituto de Ciencia Metabólica en Cambridge, Gran Bretaña.

Asimismo, la relación entre las dietas elevadas en energía y el desarrollo de diabetes parece independiente del peso corporal, la ingesta calórica total, el consumo de grasa y los factores de estilo de vida, indicó el equipo en la revista Diabetes Care.

Entre los alimentos con muchas calorías en proporción con su volumen se encuentran las comidas grasas, las carnes, la fruta con alto contenido calórico y las bebidas gaseosas, mientras que aquellos con bajo nivel energético son las frutas y los vegetales frescos, el agua y los refrescos dietéticos.

Los alimentos con mucha carga de energía suelen contener más calorías y estar relacionados con el aumento de peso y del nivel del azúcar en sangre.

En su estudio de 12 años de duración, el equipo de Forouhi evaluó la diabetes tipo 2 o de surgimiento adulto en 21.919 pacientes de 40 a 79 años que estaban libres de la enfermedad y que tampoco padecían cáncer ni enfermedad cardiovascular al comienzo del estudio.

Los datos sobre alimentación obtenidos mostraron que quienes consumían la comida con más carga de energía promediaban las 2.592 calorías diarias con un 36,6 por ciento de grasa.

Ese grupo comía más cantidades de carne y bebidas gaseosas y menos niveles de vegetales y frutas frescas y agua u otras bebidas libres de calorías.

En cambio, quienes seguían dietas con menos consumo de energía promediaban las 1.539 calorías por día con un 29 por ciento de grasa e ingerían más vegetales y frutas frescas y bebidas libres de calorías y menos carne y refrescos azucarados.

Durante el seguimiento, 725 personas desarrollaron diabetes tipo 2 y quienes consumían las dietas más calóricas tenían un 60 por ciento más de riesgo de padecer la condición.

Pese a que se necesitan más estudios, estos hallazgos sugieren que alimentarse más sanamente y consumir menos calorías, junto con otros factores de estilo de vida y actividad física, "podría ser potencialmente importante en la prevención de la diabetes", dijo Forouhi.

FUENTE: Diabetes Care, noviembre del 2008