Viernes, 7 de Noviembre de 2008

Guerra cree que la iniciativa de Garzón "permitirá satisfacer el ego de algunas personas"

El ex vicepresidente del Gobierno cree que la iniciativa del juez de la Audiencia Nacional "se sabe fallida" 

AGENCIAS ·07/11/2008 - 09:32h

EFE - Alfonso Guerra en Granada.

El ex vicepresidente del Gobierno y presidente de la Fundación Pablo Iglesias, Alfonso Guerra, lo tiene claro ante la investigación de los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo por parte del juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón: "Se sabe fallida, pero permite satisfacer el ego de algunas personas", ha afirmado.

En declaraciones a los periodistas en Granada, donde inauguró la exposición Carteles de la Guerra, incidió en que los jueces "lo que tienen que hacer es que las leyes se cumplan", en alusión a la Ley de Amnistía y la "llamada" Ley de Memoria Histórica.

"Todos los españoles estamos obligados por la Ley y un juez con más razón. Existe la Ley de Amnistía y la llamada de Memoria Histórica que un juez tiene que atender", dijo.

Conocimiento del pasado 

"Yo llevo muchos años sosteniendo que el conocimiento del pasado, lejos de abrir heridas lo que hace es cicatrizar, el saber lo que pasó calma a la gente, porque se liberan del misterio", ha afirmado Guerra, quien considera que "dentro de ese misterio, lo más humano, lo más sentimental, es que hay familias que conocen que familiares suyos fueron asesinados y que no saben dónde están y tienen derecho a saberlo, y a recuperar si quieren esos restos y llevarlos a unas tumbas donde depositar flores si así lo quieren hacer. Y esto es lo que me parece correcto".

"Los nietos tienen el dolor diferido de aquellos enfrentamientos"

Para el ex vicepresidente aún está "vivo" el recuerdo que tienen las personas que sufrieron "aquel horror" y "quedan muchísimos más familiares a los que sus antepasados les han contado cosas, seguramente hace poco tiempo". "Los nietos tienen el dolor diferido de aquellos enfrentamientos", ha opinado.

"Hoy día las discrepancias existen, pero los conflictos deben resolverse sin la violencia. Aquella guerra no debería suceder en los siglos venideros, de ahí la importancia que en 1978, las 'Españas' que representaban a aquellas que se habían enfrentado lograran un acuerdo general, una Constitución, que permite convivir con discrepancias pero sin recurrir a la violencia", señaló.

Noticias Relacionadas