Viernes, 7 de Noviembre de 2008

Spitzer no irá a juicio por su escándalo de prostitución

Eliot Spitzer, apodado el sheriff de Wall Street por su lucha contra la prostitución, contrató a una señorita que cobraba 1.000 dólares la hora

Reuters ·07/11/2008 - 07:12h

Eliot Spitzer con su mujer, después de que saltara a la luz el escándalo. AP

El ex gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer, no se enfrentará a un proceso legal por su relación con una red de prostitución, un caso que provocó su dimisión, según anunciaron el jueves fiscales estadounidenses. Spitzer, que renunció a su puesto de gobernador en marzo en medio de un escándalo iniciado cuando se supo que había contratado a una prostituta que cobraba 1.000 dólares la hora, reconoció el jueves en un comunicado su relación con la red de prostitución.

"En vista de la política del Departamento de Justicia en cuanto a los delitos por prostitución (...) así como el reconocimiento de responsabilidad por parte del señor Spitzer por su conducta, hemos decidido que el interés público no se beneficiará al presentar cargos legales en esta materia", indicó el fiscal de Manhattan Michael García en un comunicado.

No se encontraron indicios de malversación de fondos

García añadió que "una detallada investigación" no había encontrado indicios de malversación de fondos públicos o de campaña y que existen pocas pruebas para presentar cargos contra Spitzer por cualquier delito relacionado con la retirada de fondos para pagar a la red de prostitución conocida como Emperors Club VIP.

El sheriff, humano

Spitzer, de 49 años, sirvió anteriormente como fiscal general del Estado de Nueva York, periodo en el que promovió leyes contra la prostitución y persiguió delitos financieros, lo que le valió el apodo de "el sheriff de Wall Street".

El jueves, Spitzer se disculpó por la conducta que le obligó a renunciar al cargo de gobernador menos de 15 meses después de haberlo asumido el 1 de enero de 2007. "Aprecio la imparcialidad y la minuciosidad de la investigación realizada por la oficina del fiscal, reconozco y acepto la responsabilidad por la conducta que descubrió", dijo Spitzer en un comunicado. "Nuevamente me disculpo por mis acciones y por el dolor y desilusión que esas acciones causaron a mi familia y a muchas personas que apoyaron mi carrera en la vida pública", añadió.