Jueves, 6 de Noviembre de 2008

"Los trabajadores españoles no son especialmente productivos"

La revista 'The Economist' publica el próximo martes un especial de 20 páginas dedicado a España en el que advierte de que la economía española necesita profundas reformas estructurales para salir de la crisis.

JORGE OTERO ·06/11/2008 - 19:53h

Para algunos, lo malo de una fiesta es que termine; pero, sin duda, es peor la resaca del día siguiente. Y así está España: con dolor de cabeza tras una larga fiesta. Esa es la idea que se desprende del especial de 20 páginas dedicado a nuestro país que el próximo 11 de noviembre publicará la prestigiosa revista The Economist bajo un título muy ilustrativo: 'La fiesta ha terminado'.

La idea que maneja el informe, del que hay un avance en la página web de The Economist, es muy clara, pero también muy cruda: la época de las vacas gordas se ha acabado y España corre el riesgo de caer en una recesión que puede durar dos años. De momento, el fuerte y acelerado incremento del paro es el síntoma más grave.

El informe destaca el gran avance de España en los últimos 30 años en el terreno de las libertades y la capacidad de desarrollo del país, con tasas de crecimiento del 4% durante una década, pero dice que eso se acabó, que ahora el gran reto de la economía española es hacer frente a una crisis que requiere reformas estructurales pues el crecimiento ha estado muy ligado al ladrillo y lo que hace falta ahora es ser más competitivos.

The Economist subraya que Zapatero ha tomado algunas medidas (como aplazar el pago de la hipoteca a los parados), pero la receta de la publicación para escapar de la crisis requiere mayores dosis de coraje y decisión: flexibilidad del mercado laboral, mayor cohesión nacional y menos localismos, y sobre todo, mejora de la competitividad

La recesión, advierte The Economist, será una dura prueba para el sistema político

La competitividad es el principal problema. "España ya no es un lugar barato para hacer negocios y sus trabajadores no son especialmente productivos", se lee en el avance del informe. Otro impedimento es la descentralización y "el poder regulador y económico de los gobiernos autonómicos". Cambiar eso no será fácil, dice The Economist "porque el sistema otorga un peso exagerado a los gobiernos catalán y vasco". 

Y es que los nacionalismos y el sistema autonómico son los verdaderos protagonistas del informe.  ¿Cuánto es suficiente? La transferencia de competencias a los gobiernos regionales ha sido buena para España, pero podría haber ido demasiado lejos, es el título del artículo más extenso del informe. ¿Hay alguna forma de solucionar el problema? Para The Economist, sí: el federalismo. La recesión, advierte, será una dura prueba para el sistema político. 

Pero no sólo se habla de economía: la política exterior del Gobierno de Zapatero también merece una mención. Según The Economist, Zapatero se ha concentrado en exceso en lo que pasa dentro de sus fronteras y no ha mostrado interés en la política exterior.

"La política exterior española se ha limitado a reunir las reivindicaciones de las ONG más que a asegurar la posición de un país que quiere ser tratado como un líder mundial".

"Si el éxito español" no quiere diluirse en la crisis,  Zapatero tendrá que demostrar que es capaz de gestionar los tiempos difíciles, algo que no ha hecho hasta ahora, concluye The Economist.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad