Jueves, 6 de Noviembre de 2008

Aguirre recurre la ordenanza propuesta por Gallardón para prohibir los hombres-anuncio

El Gobierno de la comunidad presentará alegaciones contra el proyecto de Ordenanza de Publicidad Exterior porque considera que invade sus competencias

AGENCIAS ·06/11/2008 - 16:23h

EFE - El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid presentará alegaciones contra el proyecto de Ordenanza de Publicidad Exterior del Ayuntamiento de Madrid, que prohíbe el reparto de octavillas en la calle y los hombres-anuncio , al considerar que es "discriminatorio" y que invade las competencias regionales.

Así lo ha anunciado el vicepresidente primero regional, Ignacio González, al término del Consejo de Gobierno que ha acordado la presentación de estas alegaciones al estimar que el Ayuntamiento interfiere en las competencias regionales en materia de medio ambiente, publicidad, laboral, fomento del desarrollo económico y de patrimonio histórico artístico.

Según González, "no hay razón imperiosa ni de interés general que justifique" unas medidas "tan taxativas" como las que establece el proyecto de Ordenanza Municipal que aprobó el Ayuntamiento el pasado 9 de octubre, cuyo contenido ha sido muy criticado por algunos sectores empresariales e incluso por partidos políticos, como Unión, Progreso y Democracia (UPyD), que lidera Rosa Díez.

"Medida discriminatoria" 

A juicio del Ejecutivo regional, la prohibición de los hombres-anuncio en las calles es "una arbitrariedad del legislador" que responde más a "una cuestión estética" que de "dignidad laboral" de las personas.

Según el Ejecutivo regional, la prohibición obedece a "una cuestión estética"

González ha recordado que el concepto de "trabajo decente" lo regula la normativa de la OIT y, por tanto, ha insistido en que se trata de un asunto que supera el contenido de lo que debería ser una Ordenanza.

Asimismo, ha denunciado el hecho de que se prohíban los anuncios exteriores en vehículos de titularidad privada y se permitan en los de titularidad municipal o en los autobuses, lo que para el Gobierno regional representa una actitud "intervencionista" y "discriminatoria", especialmente grave en el caso de los taxi.

Según el Ejecutivo madrileño, el proyecto de Ordenanza municipal "vulnera la libertad de empresa" y su ejercicio, al impedir la proyección exterior de la actividad que se realiza, algo que sólo puede acotarse "por razones de interés general".

Además, limita el derecho de establecerse en determinadas zonas a las empresas que deseen hacer publicidad en el exterior, argumentando razones de "contaminación" ambiental, lo que González ha calificado también de actitud "discriminatoria" del Ayuntamiento y de vulneración de los principios de "igualdad y equidad".

La Ordenanza, ha añadido, "vulnera la normativa comunitaria" en cuanto a la libre prestación de servicios pues "limita el ejercicio de la publicidad asociada a la actividad o lo somete a unos requisitos muy minuciosos, que la hacen casi imposible".

El vicepresidente primero regional ha insistido en que la nueva Ordenanza de publicidad del Ayuntamiento no ofrece razones "imperiosas de interés general" que justifiquen una regulación tan severa "y con un nivel de autorización tan detallada" que hacen "muy difícil" ejercer la actividad empresarial.

Noticias Relacionadas