Miércoles, 5 de Noviembre de 2008

Gándara narra la metamorfosis que surge de la paternidad

Acaba de publicar El día de hoy,una novela quehabla de los cambios, de la experiencia, de la paternidad...

 

CAROLINA ISASI ·05/11/2008 - 21:55h

D. Pozo - Alejandro Gándara.

A Alejandro Gándara (Santander , 1957) le "descubrió" el escritor Juan Benet. "Envié mi primera novela a un concurso y gané. Juan Benet la apoyó en una época en la que no era fácil publicar a escritores españoles". Desde entonces, han pasado los años, pero las inquietudes vitales de Gándara, tan mordaz e irónico como siempre, siguen intactas.

Acaba de publicar El día de hoy (Alfaguara), aunque con ironía suelta: "Lo de escribir novelas nunca he dicho que me guste. Lo hago porque no me queda más remedio. Es una actividad muy neurótica". Más en serio, confiesa que lo que le importaba de la novela que habla de la relación de un padre con su hijo adolescente "era el lenguaje, la melodía. Me tenía muy obsesionado".

En El día de hoy "quería retratar los cambios y las transformaciones que se han producido en las ciudades y, en particular, en Madrid, en la zona de La Latina que era antes un territorio de artesanos, un barrio popular con pequeños negocios y, de pronto, se ha poblado de árabes y chinos. Ha habido un cambio veloz y muy perceptible".

La novela de Gándara, que define la literatura como "el consuelo que ganas comprendiendo el mundo", transcurre en un lapso de 24 horas. "Quería contar la experiencia del día. Los griegos decían somos seres de un día. Ese día es una unidad de experiencia y es la única que tenemos. El día es dónde nos jugamos todo. Todos los instantes que componen un día son instantes que se van".

El día de hoy es una reflexión sobre la paternidad, "esa experiencia tan radical que es saber que la vida de otro es más importante que la tuya y cómo pasas a segundo plano con algo tan narcisista como es tener un hijo. La paternidad está por encima de uno, de su conciencia y de su capacidad intelectual".