Miércoles, 5 de Noviembre de 2008

Las recetas anticrisis del nuevo presidente

Energías limpias e infraestructuras son las grandes apuestas de Obama, que además prometió rebajas de impuestos a las clases medias y bajas

A. M. VÉLEZ/S. R. ARENES ·05/11/2008 - 20:52h



Tras una campaña donde la economía ha sido clave, Barack Obama tiene poco más de dos meses para planificar la ingente tarea de sacar a Estados Unidos de la mayor crisis desde la Gran Depresión de 1929.

En la campaña, Obama fijó sus prioridades económicas: crear empleo (entre otras medidas, con la inversión de 50.000 millones de dólares en infraestructuras) para atajar un paro en máximos de un lustro, trasladar la presión fiscal a las rentas altas (al contrario de lo que hizo George W. Bush), dar marcha atrás a 25 años de desregulación en los mercados financieros, universalizar la cobertura sanitaria y dar una pátina ambientalista y de respeto a los derechos laborales a los tratados de libre comercio suscritos por EEUU.

Obama ha prometido un paquete de medidas de apoyo a las familias por importe de 175.000 millones de dólares en dos años. Como iniciativas estelares, incluye rebajas de impuestos a las rentas medias y bajas y una moratoria de los embargos inmobiliarios.

Grandes retos en plena recesión y con un déficit público récord, herencia de Bush. En 2009, podría triplicar al actual y alcanzar el billón de dólares.

Está por ver si, como parece, Obama apuesta por la moderación o se decanta por el proteccionismo y las subidas de impuestos en plena crisis, como ha asegurado el derrotado John McCain. Entre los asesores del presidente electo están los ex secretarios del Tesoro Robert Rubin y Larry Summers y el ex presidente de la Reserva Federal Paul Volcker, poco sospechosos del “socialismo” (palabra maldita en EEUU) que los republicanos más radicales le han atribuido.

El primer presidente negro de la historia del país ha fijado como prioridad “número uno” disminuir la dependencia energética. Quiere invertir 150.000 millones de dólares en diez años en energías renovables para crear 5 millones de empleos. Tras su rechazo inicial, se ha mostrado a favor de las perforaciones limitadas en alta mar, aunque apoya gravar a las petroleras cuando el barril de crudo supere los 80 dólares, algo que, por cierto, rara vez ha ocurrido en el último mes.

Sanidad

Esa tasa serviría para entregar un cheque-regalo de 1.000 dólares por familia (para incentivar el consumo) y sufragaría en parte la “prioridad número dos” de Obama, extender la atención sanitaria, que costará 65.000 millones de dólares al año.

Otras prioridades son la disminución de la concentración en el sector de medios de comunicación, universalizar la banda ancha e impulsar los coches híbridos.

No se esperan cambios en la evolución del presupuesto militar, que ha crecido un 70% desde 2000.

Empresas españolas con un ojo en EEUU

El triunfo de Obama es una “buena noticia”, según Iberdrola Renovables y Gamesa, firmas españolas del sector de la energía verde con presencia en EEUU. Lo mismo dijo la lusa (aunque con sede en España) EDP Renovaveis. La inversión en infraestructuras prometida por el demócrata recuerda a las medidas de Roosevelt para combatir la Gran Depresión. Las constructoras españolas están de enhorabuena: EEUU está, desde hace tres años, en el foco de su expansión. Uno de los países más liberales, económicamente hablando, del mundo ha descubierto hace poco las concesiones de autopistas: dejar en manos privadas la gestión por un cierto número de años.

Esto se ha convertido en un filón para las empresas españolas. ACS, que acaba de adjudicarse una autopista en Florida, Ferrovial, primera en desembarcar (tiene tres adjudicadas), o Abertis quieren pujar en los concursos que se están convocando en todo el país.  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad