Miércoles, 5 de Noviembre de 2008

Obama comienza a trabajar sin entrar en la Casa Blanca

El presidente electo pone en marcha el equipo que afrontará la crisis económica internacional

ISABEL PIQUER ·05/11/2008 - 19:39h

EFE - Obama saluda a sus seguidores rodeado de su familia en Chicago.

Estados Unidos empezó ayer una nueva era. Tras la histórica velada electoral que llevó a la Casa Blanca a un afroamericano, Wall Street, las corporaciones multinacionales y los gobiernos de todo el mundo están pendientes de las primeras medidas del nuevo presidente electo, Barack Obama. Vendrán muy rápido y tendrán una prioridad: la economía.

Obama perfilará en Chicago el Gobierno que el 20 de enero se instalará en Washington. Ayer mismo escogió al congresista Rahm Emanuel, como jefe de Gabinete y designó a una troika para dirigir la transición: John Podesta, ex jefe del gabinete de Bill Clinton, Valerie Jarrett y Pete Rouse.

El próximo inquilino de la Casa Blanca también formará en breve un equipo de crisis para lidiar con el colapso hipotecario y financiero y hacerse con todos los detalles del gigante paquete de medidas intervencionistas recientemente aprobadas por el Congreso.

El presidente George Bush compareció en la Casa Blanca para garantizar al nuevo equipo su “total cooperación” en el traspaso de poder. El mandatario invitó a la familia Obama a ir a la Casa Blanca y familiarizarse cuanto antes con su nuevo domicilio.

La victoria del senador demócrata, dijo Bush, “es especialmente alentadora para la generación de estadounidenses que fueron testigos de la lucha por los derechos civiles y cuatro décadas más tarde vieron cumplidos sus sueños”.

Tras ocho años de gobierno republicano, el país ha apostado por el futuro. Obama barrió: ganó con más del 52% de los votos , algo que ningún demócrata había conseguido desde la elección de Jimmy Carter en 1976, y redibujó el mapa electoral, al llevarse estados conservadores que hace tan sólo cuatro años dieron la victoria a Bush.

El primer presidente negro y uno de los más jóvenes

Hijo de un matrimonio mixto entre una joven de Kansas y un estudiante de Kenia, el candidato consiguió traspasar las barreras raciales de una nación todavía marcada por el legado de la esclavitud. El nuevo presidente tenía tan solo cuatro años, cuando en 1965 el Congreso aprobó el Voting Act Rights que afianzó el derecho de voto de los negros.

Rahm Emanuel será el jefe de Gabinete de la próxima Administración

Con 47 años, Obama es uno de los presidentes más jóvenes en llegar al poder, tras Theodore Roosevelt, John F. Kennedy, Bill Clinton y Ulises Grant. Y el primer senador en más de cuatro décadas. Llegará con dos niñas pequeñas, Sasha de 7 años y Malía de 10, a quien el candidato prometió un cachorro para aliviar la mudanza, y una mujer abogada con su propio estilo, “mi mejor amiga, el amor de mi vida”, Michelle Robinson. Las comparaciones con Camelot ya han empezado.

La velada electoral fue rápida y contundente. Menos de cuatro horas después del cierre de los primeros colegios electorales, las televisiones confirmaron la victoria del candidato.

Ohio, que John McCain confiaba en ganar, fue la primera pista del entusiasmo hacia Obama. El resto fue cayendo poco a poco. Indiana, que no había votado por un demócrata desde 1964, apostó por el nuevo presidente. Florida que dio el poder a Bush en 2000, y Virginia antigua sede de los estados secesionistas, también cambiaron de bando.

“Ha tardado, pero esta noche, gracias a lo que hemos hecho en estas elecciones, en este momento decisivo, el cambio ha llegado a EEUU”, dijo Obama ante las más de 200.000 personas congregadas en el parque Grant de Chicago para vivir la fiesta electoral.

Podesta, Jarrett y Rouse forman la troika que dirige la transición

Respuesta entusiasta

En la multitud, muchos lloraban, otros llamaban frenéticamente desde sus móviles a amigos y familiares para compartir el momento. Virginia Blennon, que había llegado esa misma mañana de Santa Mónica (California) y regresaba esa misma noche, no se lo podía creer. “¡Lo hemos conseguido! Esto es un mensaje de esperanza para las jóvenes generaciones, ahora todo es posible”. decía. Como recuerdo, iba coleccionando en su camiseta de la campaña las firmas de todos los que la rodeaban.

En los quioscos de Chicago, a primera hora se agotaron los periódicos. Todos querían tener un testimonio del día en que EEUU hizo realidad el sueño de Martin Luther King.

Bush ofrece a su sucesor una "total cooperación" para el traspaso de poder

La alta participación contribuyó a derribar las barreras raciales. El nuevo presidente consiguió el 43% de los votos del electorado blanco, dos puntos más que John Kerry en 2004. Los demócratas también consiguieron confortables mayorías en el Capitolio. Obama necesitará de este considerable apoyo para llevar a cabo su política.

“Sabemos que los retos de mañana serán los más grandes de nuestra vida”, reconoció el presidente electo en su discurso. “El camino será largo. A lo mejor no llegaremos en un año o incluso en un mandato, pero os prometo que lo conseguiremos”.

El resultado supuso una gigantesca derrota para los republicanos, confinados en los estados del Sur y del Oeste más tradicionalistas. Ayer los medios hablaban de “referéndum anti-Bush” y de “catarsis”. Empieza para los conservadores un largo periodo de introspección.

Noticias Relacionadas