Miércoles, 5 de Noviembre de 2008

Chicago se convierte en el centro de la noche de Obama

Obama protagoniza una multitudinaria celebración electoral en el parque Grant ante 65.000 personas

I. PIQUER ·05/11/2008 - 03:52h

Miles de seguidores del demócrata invadieron ayer los parques de Chicago. AFP


La ciudad del viento, como suele conocerse Chicago, vivió ayer la jornada más memorable de sus últimas décadas. Los elementos acompañaron: se batieron récords de calor, más de 20 grados, cuando normalmente por estas fechas a la orilla del lago Michigan ya se notan las punzadas del invierno, y el sol animó a los más recalcitrantes a votar. El centro histórico, el Loop, se engalanó de fiesta pese a las tremendas medidas de seguridad.

No fue sólo el parque Grant, donde Obama festejó su multitudinaria celebración electoral ante más de 65.000 privilegiados que hace una semana sacaron sus entradas por Internet. Se iban a celebrar fiestas por toda la ciudad. En la del Chicago Tribune, había un descuento de diez dólares por las bebidas si se podía demostrar que se había votado por la mañana.

En el bar del Hotel Hilton, ante el cual tuvieron lugar algunos de los enfrentamientos más violentos de la traumática convención demócrata de 1968 entre manifestantes pacifistas y la policía, los camareros mezclaban alegremente cócteles "Obama" y "McCain". En el Hard Rock Hotel se bebió champán.

Había un descuento de diez dólares por las bebidas si se podía demostrar que se había votado por la mañana

La Rainbow Coalition del reverendo Jesse Jackson, que tuvo sus más y sus menos con Obama durante la campaña, también tenía previsto celebrar la victoria del primer presidente afroamericano por todo lo alto. Pero ahí no hubo alcohol, sólo mucho gospel.

Los republicanos eligieron un discreto pub británico para vivir la noche electoral. En una esquina de la concurrida Avenida Michigan una simpatizante solitaria, con una pancarta con el nombre del tándem conservador, gritaba a los empleados que acudían a trabajar, ante la indiferencia general: "Salid del armario, está permitido ser republicano en Illinois".

Pese a la alegría, la policía temía hasta el último momento que pudieran producirse disturbios por la cantidad de gente que, incluso sin invitación, tenía pensado acudir a las inmediaciones del parque Grant. Los más veteranos se preparaban para cualquier cosa. "Hay tantos agentes jóvenes que nunca han pasado por algo así que es mejor imaginarse lo peor", declaró uno de los responsables policiales a la prensa local.

Chicago está acostumbrado a las concentraciones de masas. Cada año su festival gastronómico y los fuegos artificiales del 4 de julio reúnen a más de un millón de habitantes en el amplio parque que bordea el lago Michigan.

Celebridades en la calle

Muchas celebridades se quedaron sin acudir al evento. La campaña de Obama, que ha conseguido el respaldo masivo de actores y cantantes, quería centrar el evento en el candidato estrella. Se rumoreaba que los raperos Jay-Z y Sean Diddy Combs se habían quedado fuera, así como los omnipresentes Tim Robbins y Susan Sarandon. Ya habrá tiempo de invitarlos para la inauguración el 20 de de enero, diero a entender los responsables del evento.

En el restaurante Cosi, en los bajos del edificio de oficinas que sirve de cuartel general de la campaña, algunos miembros del equipo de Obama se tomaban su último café para enfrentarse a la larga velada electoral. "La gente lleva todo el día ansiosa", decía uno de ellos. Ayer por fin terminaron meses y meses de intenso esfuerzo y horarios de locura.

Noticias Relacionadas