Martes, 4 de Noviembre de 2008

La ley para politonos, sexo y otros servicios SMS no llega a tiempo

Se retrasará al menos cuatro meses y no estará en noviembre como se había previsto

ANA TUDELA ·04/11/2008 - 21:59h

La práctica de, “si quiere bajarse un tono-politono, envíe texto al 1111” tendría que cambiar radicalmente dentro de menos de diez días, tal y como aprobó en febrero el Ministerio de Industria para proteger a los consumidores de posibles abusos. No se cumplirá el plazo, según han confirmado a Público fuentes de Industria, y de hecho podría retrasarse incluso medio año.

El sector, que ofrece desde recibir cada mañana el horóscopo en el móvil, a descargarse contenido para adultos o votar la expulsión de un nominado en un concurso televisivo y que factura más de 1.600 millones de euros al año, seguirá al menos cuatro meses más sin tener que acatar la norma prevista.

El texto regula precios (desde 1,2 euros para campañas benéficas, a 6 euros por la descarga de contenidos para adultos), fija el tipo de número que sirve para cada servicio (números empezados por 2 implican una sola descarga; por 3, una suscripción mensual; por 9, contenido para adultos...), impide los servicios que requieren el envío de varios mensajes encadenados y define fórmulas para darse de baja.

Una regulación con fases

La entrada en vigor de la regulación pensada para poner coto a  los SMS Premium dependía de varios pasos. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) debía conceder números de teléfono de entre cinco y siete cifras a los prestadores, lo que hizo en agosto. Hasta ahora, los números corresponden a numeraciones internas de las operadoras, que no nacieron pensados para dar servicios comerciales.

El Código de Conducta no está aprobado, por lo que todo lo demás queda en barbecho

En segundo lugar, Industria debía aprobar un Código de Conducta consensuado por los implicados. Por último, los prestadores debían disponer de un tiempo de convivencia de las numeraciones para ir transmitiendo al público el cambio. 

El Código de Conducta no está aprobado, por lo que todo lo demás queda en barbecho. Y como el 14 de noviembre no puede entrar la norma en vigor como estaba previsto, Industria va a publicar en el BOE una orden ministerial que haga oficial el retraso y añada que la norma no entrará en vigor “hasta cuatro meses después de que se haya publicado en el BOE un Código de Conducta”.