Martes, 4 de Noviembre de 2008

¿No es lo bastante guapa para ser lesbiana?

El despido de una doctora homosexual de 'Anatomía de Grey' agita la polémica en Estados Unidos 

PÚBLICO.ES ·04/11/2008 - 18:53h

¿No es lo bastante guapa?

Dentro de los tópicos del mundo hospitalario de las series, la última incorporación es el de la doctora rubia lesbiana. Pero no parece que vaya a poder consolidarse. Más allá del personaje de Carolina Cerezuela en Hospital Central, la doctora Erica Hahn de Anatomía de Grey no tendrá un recorrido muy extenso.

El despido de la actriz Brooke Smith ha despertado la polémica sobre presuntas motivaciones homófobas o excesivamente conservadoras por parte de los productores. Según explica Michael Ausiello en su columna de EW.com, a los responsables de la serie no les gustaba lo explícita que se estaba volviendo su relación con Callie, interpretada por Sara Ramirez.

La propia Smith se muestra sorprendida en una conversación con Ausiello: "esperaba que mostráramos qué ocurre cuando dos mujeres se enamoran y que lo trataran como cualquier pareja heterosexual de la televisión". La intérprete se enteró de su futuro en la serie cuando una de las productoras del programa le dijo de repente que "no podían escribir para mi personaje nunca más".

A lo largo de la entrevista, Smith no deja de mostrar su perplejidad por la decisión y sobre todo por la rapidez con la que se ejecutará: este jueves podrá verse en Estados Unidos su última aparición. La salida ni siquiera parece claramente justificada. La actriz sólo sabe que su personaje se sube a un coche y nunca vuelve a aparecer.

"No encontramos la magia y la química con el personaje"

También hay respuesta de los productores, en boca de Shonda Rhimes. Según sus palabras, el despido de Smith no tiene que ver con su orientción sexual, sino que es debido a que con Callie "no encontramos la magia y la química con el personaje de Brooke como para sostener una relación larga".

Fantasía

La serie mantiene la presencia de personajes homosexuales con la permanencia de Sara Ramirez e incluso incorporará una doctora bisexual, encarnada por Melissa George. Basándose en eso, algunos comentaristas alegan que es un problema de aspecto. Mary McNamara se queja en Los Angeles Times de que "todos los personajes de lesbianas sexualmente activas tienen que ser como sílfides, despampanantes y preferiblemente de menos de 30 años. Por obvias e irritantes razones".

Para la columnista, está claro que lo que ha irritado a los responsables de la cadena no es la relación homosexual, sino que las mujeres implicadas sean "normalitas". El problema sería que no responden al estereotipo de la fantasía sexual masculina, sino a la relación entre dos personajes "con sustancia física y psicológica".