Martes, 4 de Noviembre de 2008

La mayoría de los adultos hace un poco de ejercicio en el día

Reuters ·04/11/2008 - 17:37h

Por Amy Norton

Muchos adultos estarían cumpliendo con la recomendación de los expertos sobre el ejercicio, al tener en cuenta todos los tipos de actividades, desde trabajar hasta jugar, sugirió un estudio realizado en Suecia.

Un equipo de investigadores halló que entre 1.470 adultos de entre 18 y 74 años casi dos tercios hacían por los menos 30 minutos de actividad física moderada la mayoría de los días de la semana.

Eso incluía todo tipo de actividad corporal, como las tareas físicas en el trabajo, los quehaceres domésticos y el ejercicio durante las horas de ocio.

Estudios previos utilizaron una definición más limitada de la actividad física, como el ejercicio recreativo únicamente, al medir la actividad general en los adultos.

Pero no sólo el ejercicio que se hace en el gimnasio está asociado con una mejor calidad de la salud, indicó el autor principal del estudio, Patrick Bergman, del Instituto Karolinska, en Estocolmo.

Por lo tanto, dijo a Reuters Health el experto, los estudios deben tener una mirada más amplia de los niveles de actividad humana.

Una persona podría no hacer actividad en su tiempo libre, pero sí trabajos manuales pesados, mientras que otra puede tener una ocupación sedentaria, pero salir a trotar para hacer ejercicio. "En el largo plazo, ambos harían el mismo nivel de actividad física", señaló.

Para el estudio, publicado en BMC Public Health, los participantes respondieron con qué frecuencia y durante cuánto tiempo solían salir a caminar o hacían ejercicio moderado o fuerte en el trabajo, camino al trabajo o en el hogar.

El 63 por ciento de los participantes cumplía con el ejercicio recomendado.

Pero no todos los grupos lo hacían de la misma manera. Los menores de 35 años eran más propensos que el resto de los adultos a ser altamente activos, mientras que los hombres lo eran más que las mujeres.

Los adultos obesos, en tanto, tendían a ser más sedentarios: el 59 por ciento pertenecía a la categoría menos activa.

Asimismo, Bergman destacó que los adultos con menor nivel de educación formal eran más propensos a ser altamente activos que aquellos con un título universitario.

Eso no coincide con estudios previos que demostraron que las personas más educadas son más propensas a hacer ejercicio en el tiempo libre.

Los resultados, para el autor, podrían estar asociados con el hecho de que el nuevo estudio midió el ejercicio en el tiempo libre y la actividad física en el trabajo.

Mientras que la mayoría de los participantes hacía actividad física, el equipo sostiene que el bajo nivel de actividad en algunos grupos, como los adultos obesos, demuestra que aún queda trabajo por hacer.

Para lograr que más personas abandonen el sofá se necesitan "enfoques socioecológicos" más amplios, lo que para Bergman significa que se debe facilitar la inclusión de la actividad física en la vida cotidiana.

Eso, por ejemplo, incluiría simplificar la posibilidad de andar en bicicleta o salir a caminar mediante la construcción de más veredas, más plazas o áreas recreativas.

FUENTE: BMC Public Health, online 22 de octubre del 2008