Martes, 4 de Noviembre de 2008

Más de un millón de discapacitados no reciben ayuda

En 3,3 millones de hogares españoles reside al menos una persona que afirma tener una discapacidad

·04/11/2008 - 14:34h

El número de personas residentes en hogares españoles que declaran tener alguna discapacidad asciende a 3,84 millones de personas. De ellas, 1,39 millones (36%) no pueden realizar alguna de las actividades básicas de la vida diaria sin ayuda, según la encuesta Discapacidad, Autonomía Personas y situaciones de Dependencia 2008 del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Si se compara este estudio con el último realizado por el INE sobre discapacidad en el año 1999, se observa que el número de personas con discapacidad ha crecido en 320.000. Sin embargo, dado que el crecimiento de las personas con discapacidad ha sido menor que el del total de la población, la tasa de discapacidad ha registrado una disminución del 0,5%.

El número de personas con discapacidad ha crecido en 320.000

Así, según la encuesta, la discapacidad aparece en edades más tardías, aunque haya aumentado el periodo de exposición al riesgo de padecerla, como consecuencia del aumento de la esperanza de vida. En 2008, la edad media de las personas con discapacidad es de 64,3 años, mientras que en 1999 era de 63,3.

Más mujeres que hombres 

Por sexo, 2,3 millones de mujeres afirman tener alguna discapacidad, frente a 1,55 millones de hombres. Las tasas de discapacidad de las mujeres son más elevadas que las de los hombres en edades superiores a los 45 años. Sin embargo, antes de este tramo de edad, sucede lo contrario.

Según el estudio, las comunidades autónomas que presentan una tasa mayor de población con discapacidad son Galicia (11,3%), Extremadura (11,0%) y Castilla y León (10,9%), así como las ciudades autónomas de Melilla (11,9%) y Ceuta (11,3%). Por el contrario, los menores porcentajes se dan en La Rioja (6,2%), Cantabria (7%) e Islas Baleares (7,1

En un total de 3,3 millones de hogares españoles reside al menos una persona que afirma tener una discapacidad, lo que supone un 20 por ciento. Si bien el caso más frecuente es el hogar de dos miembros donde uno de ellos presenta alguna discapacidad, en 608.000 hogares la persona con discapacidad vive sola.

Los principales grupos de discapacidad de las personas de seis y más años residentes en hogares son los de movilidad (que afecta al 6 por ciento de la población), vida doméstica (4,9%) y autocuidado (4,3%). De hecho, más de la mitad de las personas con discapacidad tienen limitaciones en su actividad debido a alguno de estos tres motivos. Para el grupo de 80 y más años estos tres principales grupos de discapacidad afectan a siete de cada 10 personas con discapacidad.

Enfermades de huesos, las más frecuentes

Entre las deficiencias más frecuentes que causan la discapacidad -entendiendo por deficiencia cualquier problema en alguna estructura o función corporal- se encuentran las que afectan a los huesos y articulaciones (39,3%), las del oído (23,8%), las visuales (21%) y las mentales (19%).

Por edad, las deficiencias predominantes de las personas menores de 44 años son las mentales, que afectan a un tercio del colectivo con discapacidad. A partir de los 45 años priman las osteoarticulares (huesos y articulaciones), presentes en más de cuatro de cada diez personas de este colectivo.

En 3,3 millones de hogares españoles reside al menos una persona que afirma tener una discapacidad

De las 44 discapacidades investigadas por el INE, el estudio señala que una persona puede padecer varias minusvalías según la enfermedad. Es decir, las deficiencias mentales pueden originar en una misma persona 11 discapacidades y las del sistema nervioso, una media de 10. En cambio, las que causan un menor número de discapacidades son las deficiencias auditivas, visuales y las del habla y voz, ya que originan menos de tres discapacidades de media.

Sobre las ayudas a las personas que presentan alguna discapacidad, distinguiendo las ayudas técnicas de las que son prestadas por otras personas, los resultados muestran que más de dos millones reciben asistencia, supervisión o cuidados personales y casi un millón y medio reciben ayudas técnicas. Sin embargo, más de un millón de personas afirman no recibir ningún tipo de ayuda para realizar las actividades para las que tienen una discapacidad registrada (el 26,6% del colectivo).