Martes, 4 de Noviembre de 2008

"Obama comió aquí"

El barrio del demócrata se dispone a celebrar la victoria de su ilustre vecino

ISABEL PIQUER (CHICAGO) ·04/11/2008 - 08:00h

AFP - Obama pasea con su hija, vestida de Halloween, por su barrio de Chicago.

Lena McLin ya está pensando las primeras estrofas de su canción sobre Barack Obama. "Barajo varias ideas pero será algo sobre la paz en el mundo". A sus 80 años, lleva toda la vida enseñando gospel y religión en la pequeña iglesia baptista de la calle 53, en Hyde Park, el barrio del candidato demócrata en Chicago. Como el resto de los vecinos de este enclave multirracial en una ciudad dividida por el color, Lena se prepara a celebrar la victoria de uno de los suyos.

"El elegido"

"Mi padre era pastor en Atlanta y conocía a Martin Luther King", dice Lena. "He oído hablar de lucha toda mi vida y creo realmente que Obama es el elegido, el que podrá traspasar las barreras raciales. Eso es lo importante", añade.

Hyde Park, que toma su nombre del famoso parque londinense, espera trasladar sus valores de tolerancia al resto del país si su vecino llega mañana a la Casa Blanca.

La Universidad de Chicago, bastión conservador que formó a Milton Friedman, galardonado con el Nobel de Economía y apóstol del mercado libre, o al secretario de Estado de Justicia del primer Gobierno de Bush, John Ashcfroft, es, paradójicamente, el mayor garante del equilibrio progresista y mixto de esta zona residencial que mezcla académicos, profesionales liberales y habitantes afroamericanos del sur de la ciudad.

"Mucha gente ya está organizando fiestas", confiesa una vecina

"En muchas casas, la gente ya está organizando fiestas", dice Tess Mitchner, que acaba de hacer la compra en el supermercado de comida orgánica. Por la calle muchos llevan camisetas de Obama".

Hasta el pasado verano, la casa del candidato pasaba relativamente desapercibida entre las otras mansiones de Kenwood, la parte más noble del barrio. Desde su confirmación como candidato demócrata, la Policía ha aumentado las medidas de seguridad. Una parte de la calle ha sido cerrada al tráfico con barreras de cemento. Dos coches policiales custodian la entrada.

Muy amables

"Ahora ya casi nunca están por aquí dice Truck Lay, un profesor que vive enfrente, pero antes se les veía mucho, sobre todo a Michelle y a las niñas. Siempre han sido muy amables y corteses". En un breve intermedio en la campaña, Obama estuvo en casa el pasado viernes para celebrar Halloween con sus hijas.

"Obama traspasará las barreras raciales", dice una cantante de gospel

Hyde Park se acostumbra poco a poco a su nueva celebridad. En las vitrinas de algunos restaurantes se lee "Obama comió aquí". En la barbería donde el candidato sigue acudiendo, dos equipos de televisión esperan a entrevistar al hombre que le corta el pelo al probable futuro presidente. En la iglesia de enfrente, los feligreses tienen previsto celebrar un oficio de vísperas para invocar la ayuda celestial esta noche.

En Jimmys, el bar donde estudiantes y profesores de la facultad se juntan para seguir las peripecias de los Chicago Cubs y los Chicago Bears, la noche será larga. "Esperamos que venga mucha gente", dice Bill, el camarero. "Antes de la dos de la madrugada no cerramos. Seguro".

 

Noticias Relacionadas