Lunes, 3 de Noviembre de 2008

Tenerife se convierte esta semana en la capital del cine documental empeñado en mostrar la realidad

Este otoño el festival tinerfeño MiradasDoc contará con cineastas de Burkina Faso, Irán y Uruguay como países invitados

VERÓNICA VICENTE ·03/11/2008 - 18:33h

Fotograma de la película-documental, Flores de Ruanda, de Daviz Muñoz.

Una vez dijo Isabel Coixet que el cine debe hacerte pensar sobre las cosas terribles que pasan en el mundo. Con la misma filosofía abre un otoño más la tercera edición del Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora. Este pequeño municipio tinerfeño se convertirá, del 31 de octubre al 8 de noviembre, en la capital de las miradas hacia un cine documental diferente, honesto y comprometido con la realidad múltiple que viven los ciudadanos de los cinco continentes. Esta III edición contará con cineastas de Burkina Faso, Irán y Uruguay como países invitados.

La mirada sureña de una realidad múltiple

Miradas-Doc continúa siendo el único festival de nuestro país que concentra sus esfuerzos en un género cinematográfico sobre los problemas que acontecen en el Sur del planeta pero que nos pertenecen a todos. Antes conocido como Docosur, los organizadores de Miradas-Doc aseguran que el cambio de nombre no se debe a un giro en sus objetivos, sino a la necesidad urgente de ofrecer una mirada aún más amplia sobre "las amenazas y opotunidades que afectan a las sociedades y culturas de todo el planeta". La finalidad sigue siendo comprender los problemas del mundo a través del diálogo y del género documental. "Hemos sustituído el concepto Sur por el de miradas ya que, a nuestro juicio, responde mejor a las expectativas de los tres actores principales del festival: los profesionales, los espectadores y las propias sociedades que se convierten, de este modo, en los centros de interés del festival", tal y como expone el texto de presentación del festival en la página web del mismo.

Durante toda la semana las pantallas del festival proyectarán más de cuarenta documentales procedentes de diversos puntos del sur de la geografía mundial para denunciar las injusticias que diariamente se producen en nuestro mundo, ignoradas por los ojos cobardes de Occidente. Problemas sociales como el desarraigo que sufren miles de ciudadadnos en Europa del Este, el eterno conflicto palestino-israelí, la inmigración hacia el primer mundo o la desolación de las mujeres viudas en la India son sólo algunos de los temas sobre los que la mirada esperanzadora de las cámaras del festival arrojará su luz.

 Pero la programación de Miradas-Doc es tan variada como las historias que cuenta. El evento, tremendamente participativo, también organizará conferencias, mesas redondas, charlas y coloquios con los principales invitados del certamen, así como actividades paralelas como cine al aire libre, conciertos y talleres relacionados con las temáticas del festival. Todas estas actividades paralelas forman lo que se conoce como el "Foro de las Miradas". En él en se plantearán "cuestiones muy variadas sobre la actualidad del mundo, del género documental y del papel del cine en su relación con lo que sucede", según informan fuentes oficiales del festival canario.

Un punto de encuentro norte-sur

Además de una cita artística con contenido político, el festival cuenta con Miradas-Doc Market: una oportunidad para la compra-venta de los documentales que se presentan. Así el festival tinerfeño actúa como una plataforma para los talentos procedentes del sur que desean promocionarse, peo también como una suculenta y alternativa oferta para los compradores de los principales canales públicos y privados del primer mundo. Un punto de encuentro norte-sur, un espacio para la distribución del cine documental del tercer mundo en el primero, así como para el apoyo de proyectos que áun están en marcha. Tal y como declaran sus organizadores, "se trata del único mercado europeo destinado en exclusiva a este tipo de cine".

Para la ceremonia de apertura, se escogió la presentación en España del documental sobre la vida de Celia Cruz Celia, The Queen, de los directores Mario Varona y Joe Cardona. Al biopic de la reina indiscutible de la salsa le siguió un concierto del cantautor canario Pedro Guerra como broche final de la ceremonia de inauguración.

Pero Miradas-Doc no ha hecho más que empezar, esta visión documental, propia y distinta del Sur nos tiene muchas sorpresas reservadas. Como por ejemplo, una de las aspirantes al Concurso Internacional de Ópera Prima del festival de Hen Lasker, Las semillas del verano: la enigmática historia de un amor femenino nacido en las Fuerzas de Defensa Israelíes.