Lunes, 3 de Noviembre de 2008

Dos campeones en Picadilly

El confuso final alegró a la vez a los partidarios de Hamilton y de Massa

G. CABEZA ·03/11/2008 - 08:00h

efe - Hamilton y su padre celebran el título.

En Inglaterra el rojo provoca urticaria. Unos 150 aficionados británicos se arremolinaron ayer en el Sports Café, un bar de ambiente deportivo situado en el corazón de Londres, a escasos metros de la famosa plaza de Picadilly Circus.

Durante la carrera disfrutaron con su ídolo, Lewis Hamilton. En una esquina, una decena de brasileños sufría en silencio. Asistían esperanzados a la cabalgada de Massa y suspiraban por un milagro. En otro grupo, diez españoles veían el Almería-Real Madrid y, de reojo, también soñaban con la enésima hamiltonada.

Así que cuando Vettel adelantó a Lewis, los ingleses enmudecieron y los turistas explotaron de alegría. De la nada surgió una bandera verde, agitada sin recato cuando el Ferrari cruzó la meta.

De pronto, cuando todos daban a Massa como campeón, la televisión mostró el box de McLaren en plena euforia. Los británicos retomaron su alegría. Había dos campeones en Picadilly.

Confirmado el triunfo de Hamilton, la bandera brasileña desapareció, los españoles volvieron los ojos hacia su Liga de fútbol y los lugareños, contentos pero sin presumir, fueron abandonando el bar. Antes, eso sí, cayó una pinta extra.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad