Domingo, 2 de Noviembre de 2008

Catarro en Ford, gripe en el empleo

Las consecuencias del ERE de la planta valenciana del fabricante se multiplican en el polígono de sus proveedores

BELÉN TOLEDO ·02/11/2008 - 16:43h

Ford Fiesta, Ford Mazda, Ford Ka, Ford Focus. Son las palabras más repetidas en el polígono industrial Juan Carlos I, un conjunto de 120 empresas y 5.500 trabajadores nacido y crecido a la sombra de la factoría de Ford en la localidad valenciana de Almussafes.

Empresarios, obreros, sindicalistas y camareros invocan las cuatro marcas de automóviles como si fueran los dioses que les robaron la tranquilidad: "Desde que no se fabrica aquí el Fiesta, he perdido clientes", dice el encargado de un bar. "No luchamos lo suficiente y se llevaron el Focus a la planta alemana", se lamenta un sindicalista. "Cuando en enero, venga el nuevo Fiesta, todo volverá a la normalidad", promete un empresario.

Allí, se observa con angustia los últimos movimientos de la multinacional. Ford está llevando a cabo un despido temporal que, desde finales de septiembre hasta el 23 de diciembre, afecta a 2.000 de los 7.500 trabajadores de la planta, que se turnan para sufrir el paro el menor tiempo posible. La medida ha sido traumática porque "hacía años que los trabajadores de aquí no tenían que pensar en su sueldo, y ahora se ven con un 65% de lo que cobraban", según Gonzalo Pino, presidente del comité de empresa. No obstante, todos volverán porque la carga de trabajo está asegurada a partir de enero. Por eso el ambiente es de calma.

Por sí sola, la planta de esta empresa automovilística es la mayor generadora de empleo del País Valenciano, con más de 7.000 personas en nómina e incontables empleos indirectos. Además, es responsable del 22% de los productos que se exportan en la comunidad, según datos de la Conselleria de Industria. Cualquier paso que dé Ford afecta a toda la economía. Pero donde más miedo dan sus efectos, donde se pueden ver y palpar, es en el polígono vecino, proveedor de Ford en más de un 70%.

Más expuestos al despido

Los empleados del polígono no están tan tranquilos como los de Ford. Los despidos allí no tienen el mismo eco mediático. La consecuencia es que los obreros están más desprotegidos. En palabras del dueño de una de las compañías, Walkerpack: "Aquí somos más flexibles. Podemos reducir los puestos más rápido. Somos como un acordeón. Ford, en cambio, tiene más gente fija".

En cifras, entre un 20% y un 30% de la plantilla se ha visto afectada por despidos o por expedientes de regulación de empleo (ERE) temporales, según estiman en AVIA, la patronal valenciana del automóvil.
Los sindicatos oscilan entre la comprensión por la situación de crisis, sobre todo por parte de UGT, y las sospechas de que las empresas están aprovechando el miedo de los trabajadores para abaratar el despido, opinión mayoritaria en CCOO.

Oportunismo o necesidad

La patronal alude a la crisis para explicar los despidos. Según Juan Luis Esteve, gerente de AVIA, "las empresas tratan de aguantar el tirón sin necesidad de hacer un expediente de regulación de empleo y buscan soluciones imaginativas para no tener que despedir; a nadie le gusta tener que hacerlo".

Mientras, en el polígono todos miran a la factoría de Ford con la confianza con la que los agricultores miran al cielo encapotado. "Todo volverá a la normalidad. Tienen un acuerdo firmado con nosotros por cinco años, que les obliga a ello. En enero llega el nuevo Fiesta. No hay razón para el miedo", concluyen desde el comité de empresa de Ford.

UGT pide que se vigilen los expedientes

Valencia es comunidad que ha registrado más expedientes de regulación de empleo (ERE) en los dos primeros cuatrimestres de este año. Así lo denuncia el sindicato UGT, que eleva el número de expedientes presentados a 598. Son "prácticamente los mismos que si sumamos los aprobados en la Comunidad de Madrid, 206, y en Cataluña 399", sostiene la organización.

UGT pide a la Generalitat que "extreme el celo" en la aprobación de los expedientes y que vigile que se deban a causas objetivas de dificultades
económicas o de falta de carga de trabajo.

Según el sindicato, la cifra de ERE aprobados duplican los 311 aprobados en el mismo periodo de 2007. Los trabajadores afectados son 9.120, lo que "supone de nuevo la cifra más alta de toda España". En las últimas semanas, varias empresas emblemáticas de la comunidad se han visto afectadas por regulaciones de empleo, como la propia Ford o el grupo cerámico Lladró.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad