Lunes, 3 de Noviembre de 2008

"Este año se venderán 400.000 coches menos"

Entrevista a Luis Valero, presidente de la patronal de fabricantes de automóviles Anfac

GLÒRIA AYUSO ·03/11/2008 - 08:34h

DANI POZO - Luis Valero, presidente de Anfac.

Es el peor momento de la historia para el sector de la automoción en España. A partir de esta afirmación, Luis Valero, director general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), explica que los negros nubarrones acompañarán al sector también el año que viene y el siguiente.

En España hay 18 fábricas de vehículos que dan empleo directo a unas 75.000 personas. Las perspectivas no pueden ser peores; Valero advierte que la crisis de los fabricantes continuará afectando a parte de los 325.000 empleos de la industria auxiliar y, en una segunda ola, a los 1,9 millones de empleos inducidos.

¿Cómo han ido las ventas en octubre?

Han caído más que en septiembre. Han disminuido cerca del 40% respecto al año pasado, cuando se vendieron 129.000 unidades.

¿Cabe revisar de nuevo la previsión de las ventas para finales de año?

Ya la hemos revisado tres veces a la baja. En la última hablábamos de un retroceso del 25% y será aún peor, aunque no llegaremos al 30%. Se matricularán unos 400.000 turismos y todoterrenos menos. Es la mayor caída en Europa.

¿Por qué España sufre más que el resto?

A la crisis de confianza del consumidor y a la falta de crédito se une el impacto del sector de la construcción. Al no haber obras, todos los profesionales han dejado de comprar vehículos. También se nota la caída de ventas de furgonetas y camiones que se utilizaban para el transporte de materiales y las obras. Las matriculaciones han retrocedido un 30%.

A principios de año se decía que en 2008 la producción podría aumentar entre un 1 y un 2%. Ahora las fábricas están parando y tienen expedientes de regulación de empleo sobre la mesa. ¿Cuánto se va a reducir la producción?

La caída será mayor del 5%. Falta por ver cómo evolucionan Alemania, Francia e Italia, que son los principales mercados de la producción española. Desde hace cinco meses van mal. Nos llegan las peores noticias de Alemania, con retrocesos de hasta incluso un 8%. Que pase allí eso es un desastre para nosotros.

Las 18 fábricas de coches en España aportan un 5% al PIB. ¿Qué impacto puede tener la debacle de este año?

Este año, el volumen de negocio se situará muy por debajo de los 57 millones de euros del año pasado. Pero no sólo se trata de la fabricación. El sector alimenta también a los concesionarios, las compañías de seguros, las financieras, la publicidad... el impacto es muy difícil de calcular.

Ahora hay 15.000 trabajadores afectados por despidos temporales, sin contar los 1.680 empleados de Nissan que pueden ir a la calle. ¿Los expedientes de regulación de empleo (ERE) están siendo bien utilizados?

Los convenios prevén fórmulas de flexibilidad. Cuando se agotan, no hay más solución que recurrir al expediente. Si una fábrica paraliza la producción es porque no tiene más remedio.

¿Continuarán los ERE?

En 2009 habrá más. No tenemos previsiones de producción, pero seguirá en descenso. Si el año que viene vendemos un millón de turismos y todoterrenos no estará mal. Será al menos consolidar la caída.

¿Ven la luz al final del túnel?

No la vemos. Estamos muy preocupados, porque 2010 también será muy malo. Lo peor es que no se ve por ahora la salida.

¿Hemos dejado en nada la crisis de 1993?

Ojalá estuviéramos en la crisis de 1993. Es mucho peor. Aunque en 1994 el Gobierno aprobó el Plan Renove, el anterior al Prever.

¿Qué opina de los despidos de Nissan, cuando tiene beneficios?

El problema es que no ha reemplazado los modelos. Y ya viene de
antes: se ha llevado la producción del Navara a Tailandia.

Frente a las deslocalizaciones, ¿qué futuro puede tener la industria en España?

Mantener la producción depende de nosotros. Podemos llorar mucho por las deslocalizaciones, pero la administración, las empresas y
los sindicatos deben cambiar muchas cosas. Debemos mantener la paz social también en épocas malas, mejorar la competitividad, reducir el absentismo, y mejorar algo tan importante como la logística.

Ésta es una de sus principales reivindicaciones.

La logística es tan importante como la mano de obra. Y el Ministerio de Fomento no nos escucha, debe colaborar más. Nuestras comunicaciones son un cuello de botella. No se entiende que nuestra red no acepte trenes de 750 metros de largo como en Europa. Los de 450 metros suponen costes mucho más elevados. Adif y Fomento deben hacer más inversiones. Los puertos son caros. Un estibador cobra de 50 a 60 euros por coche, un dinero que a menudo no gana el fabricante por coche vendido. Que mejoren estas cosas nos convienen a todos.

¿Tienen confianza en el nuevo Plan Vive?

Además de un Vive para coches y furgonetas de más de 10 años, y no 15, es importante que el rescate del Gobierno llegue también a las financieras, porque la mayoría de coches que se venden son con créditos. En la práctica, el Vive propone ayudas a través del crédito más cuantiosas que el antiguo Prever. Pero por ahora no se cierran las operaciones por culpa de la falta de crédito.

¿El coche eléctrico puede ser una salida para la industria en los próximos años?

Puede serlo, pero sólo si hay dinero.

El Banco Europeo de Inversiones podría proporcionar 40.000 millones de euros en créditos a bajo tipo de interés para coches menos contaminantes y para reactivar la industria. ¿Qué necesitaría España?

Precisamente esto. Queremos que cuando se decidan estos créditos, una parte sean para las fábricas españolas. Renault y Nissan pueden estar interesadas en fabricar aquí el coche eléctrico, pero el Gobierno español debe conseguir los medios, el dinero, y la mejor vía es el BEI.
En Europa también se ha propuesto un Plan de Achatarramiento por un periodo de seis meses para vehículos de ocho años para dinamizar el sector, a cuenta de cada Estado. España no puede quedar al margen.