Sábado, 1 de Noviembre de 2008

Europa promete ayuda para Congo pero descarta el envío de soldados

Ofensiva diplomática para que los presidentes Kabila y Kagame hallen una solución al conflicto

REUTERS / I. COELLO ·01/11/2008 - 14:21h

Los ministros de Asuntos Exteriores francés y británico, Bernard Kouchner y David Miliband, prometieron este sábado en Congo ayuda para los cientos de miles de desplazados por la violencia, pero quitaron importancia a la idea de que la Unión Europea envíe tropas para proteger a los civiles.

Ambos ministros visitaron un campo en el este de Congo donde se han refugiado miles de personas que han huido de los enfrentamientos entre el Ejército y los rebeldes del general tutsi congoleño Laurent Nkunda, a quien respalda la vecina Ruanda.

"No estamos aquí para discutir una fuerza militar de la UE. Estamos aquí para hablar de la situación humanitaria", dijo Miliband en Kibati, 20 kilómetros al norte de la capital provincial de Goma.

Francia, que detenta la presidencia de la UE, había propuesto enviar 1.500 soldados a Congo para apoyar a los 17.000 efectivos de la Misión de la ONU (MONUC), pero algunos estados miembros se han mostrado reticentes a la idea. Aún así, dijo este sábado Kouchner, la opción de enviar tropas "debe ser estudiada".

Situación "catastrófica"

Antes de visitar el este del país, donde las organizaciones humanitarias hablan de una situación "catastrófica" para los desplazados, Miliband y Kouchner se reunieron con el presidente congolés, Joseph Kabila. Después volaron a Kigali, la capital ruandesa, para presionar al presidente Paul Kagame para que ayude a encontrar una solución duradera para Kivu Norte.

No es la primera vez que una ofensiva de Nkunda pone la región al borde del abismo humanitario. El general dice defender a los tutsis congoleños de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), formadas por hutus ruandeses que huyeron a Congo en 1994 tras cometer el genocidio de tutsis en Ruanda.

El Gobierno de Kagame lleva años reclamando a Congo que los arreste y se los entregue, pero Kabila no lo ha hecho. Catorce años después del genocidio, los analistas estiman que sólo una fracción minoritaria de los miembros de las FDLR podrían tener crímenes de sangre relacionados con el genocidio, y la mayoría fue reclutada después.

El comisario europeo de Ayuda Humanitaria, Louis Michel, dijo haber obtenido el compromiso de Kabila y Kagame de encontrarse en una cumbre. También la secretaria estadounidense para Asuntos Africanos, Jendayi Frazer, se reunió con Kagame.

Nkunda declaró el miércoles un alto el fuego que se mantiene pero las agencias de ayuda tienen serios problemas para asistir a la población. En Kibati se produjo este sábado una estampida durante una distribución de galletas altas en proteínas de UNICEF.

"Necesitamos garantizar la seguridad en los puntos de distribución de comida", dijo a Público el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Peter Smerdon. "También hay que clarificar los números. Hay desplazados que huyeron de Kibati y ahora han vuelto. Las cifras siguen muy en el aire", añadió. "La comida no es la solución. Sólo queremos volver a casa", dijo Emelie Manigera, desplazada en Kibati.