Domingo, 2 de Noviembre de 2008

La princesa de los zombis

La dibujante japonesa Junko Mizuno presenta el manga ‘Cinderalla', su particular versión del cuento de Cenicienta

REBECA FERNÁNDEZ ·02/11/2008 - 01:39h

Junko Mizuno en la XIV edición del Salón del Manga de Barcelona. MANU FERNÁNDEZ

Ni zapato perdido, ni hada madrina experimentada ni gran baile en palacio. Ahora Cenicienta es camarera, luce minifaldas y escotes insinuantes y lo que quiere es ser zombi porque se ha enamorado de un príncipe muerto convertido en una estrella de rock entre los habitantes del cementerio. Ésta no es la versión de un cuentacuentos con sobredosis de alucinógenos, sino la interpretación que del relato clásico hace la dibujante japonesa Junko Mizuno, de visita en el Salón del Manga de Barcelona para presentar Cinderalla (IMHO), su primer cómic en español.

Lo primero que atrae de la obra de esta joven artista es la mezcla de personajes muy femeninos, con aspecto de niñas buenas y rebosantes de dulzura, con lo grotesco y el humor negro. Es como unir a Hello Kitty con Chucky.

"Se supone que en Japón la mujer no debe ser demasiado independiente"

Con un suave tono de voz y en inglés, Mizuno explica que esa fusión de elementos es el resultado de haber crecido en Japón, un país lleno de "cosas monas", y su gusto por el terror. "No es algo que me salga de manera consciente, y, de hecho, yo no percibo ambas características como dos polos opuestos, sino como dos elementos que existen", precisa.

Este cóctel de estilo kawaii, que significa "mono" en japonés, pasado a través de un filtro oscuro ha provocado el intento de etiquetar su trabajo. "No le encuentro mucho sentido a poner etiquetas, pero entiendo que hay gente a la que le ayudan a entender las cosas", afirma, aunque tiene muy claro que es algo que ella no va a hacer porque limitaría su forma de expresarse, que está "en continua evolución". Donde sí se siente un poco más cómoda es bajo el paraguas de la creación underground: "no es que yo intente serlo, es que es la verdad, en Japón no vendo tanto como autores de primera fila", señala.

Mucho más reconocida fuera de Japón que dentro, esta dibujante, que también se dedica a la ilustración, al diseño de camisetas y juguetes y a la decoración de discotecas, reivindica que su arte es "muy personal" y señala que cuando dibuja lo hace para ella misma, no para "responder a las expectativas de los demás". "Lo que es único de mi estilo depende en realidad de quien lo está viendo", explica.

‘Pin-ups' de cómic

A través de un dibujo muy detallado, Mizuno se recrea en sus personajes femeninos, mientras que los hombres de sus historias aparecen desdibujados porque no disfruta creándolos, "técnicamente es bastante más complicado", indica. Con cierto aire retro en el diseño, esta dibujante construye mujeres dotadas de gran fuerza e independencia que expone como modelos para sí misma. "A mí me gustaría ser así, a pesar de que creo ser una mujer bastante independiente para ser japonesa, y quiero que los demás perciban que eso está bien", señala. Sin embargo, espera que no se confunda la finalidad de su obra: "No trato de lanzar un mensaje feminista a través de mis cómics, sólo disfruto dibujándolos", precisa.

 En este sentido, Mizuno explica que en Japón, "se supone que la mujer no debe ser demasiado independiente" y afirma que ahora allí hay dos tipos de jóvenes, "las que utilizan al hombre para sobrevivir y, por tanto, su objetivo en la vida es casarse, y las independientes que valoran su trabajo y que tienen novios que esperan que entiendan como son". "La mujer japonesa se está yendo a esos dos polos tan opuestos", señala.

Otra de las características de las chicas Mizuno es su sensualidad, tal y como se refleja en esta Cinderalla que se pasea por las viñetas en topless con toda naturalidad. "Mi país está lleno de elementos sexys y creo que tengo arraigada la idea de que las mujeres tienen que ser así", comenta esta artista. De hecho, confiesa que cuando era pequeña, quería llegar a ser una "mujer sexy y fuerte a la vez", probablemente por la influencia del género de las magical girls de los mangas y animes, en el que sus protagonistas son chicas con algún poder u objeto mágico.

Influida por clásicos como Osamu Tezuka, Hideshi Hino, Leji Matsumoto y el pintor de pin-ups Alberto Vargas, entre otros muchos artistas, Mizuno explica que inicialmente hizo Cinderalla, Hansel & Gretel y La Sirenita porque sus editores de aquel momento consideraron que no era capaz de crear sus propias historias. Sin embargo, su trayectoria está dejando claro que puede enfrentarse a todo tipo de retos, entre ellos, una colaboración de cuatro páginas sobre Spiderman y su novia para una antología de varios autores que reinterpretan los personajes de Marvel. El futuro se presenta prometedor para Mizuno. Larga vida a la princesa.

Noticias Relacionadas