Sábado, 1 de Noviembre de 2008

La crisis hunde a Corea del Norte

La caída del precio de las materias primas que exporta agudiza la hambruna

ANDREA RODÉS ·01/11/2008 - 08:00h

AFP - Kim Jong-il visita una fábrica de cerámica en Kyongsong antes de desaparecer de la vida pública.

El impacto de la crisis económica mundial ha llegado también a Corea del Norte, uno de los países más pobres y cerrados del mundo. La caída de las exportaciones a China, principal socio comercial del régimen de Kim Jong-il,y la bajada mundial de los precios de las materias primas están afectando a las escasas empresas norcoreanas que comercian con el exterior, según un informe del Instituto deEstudios del Lejano Oriente de Seúl (IFES), publicado el jueves.

Como consecuencia, Corea del Norte vive este año una de las peores hambrunas desde la última ola de hambre, a finales de los años 1990, según informan las organizaciones humanitarias internacionales.

Los empresarios chinos han reducido a más de la mitad el precio de los productos exportados de Corea del Norte, principalmente minerales y desechos metálicos. La presión a la baja sobre los precios por parte de los chinos viene acorde con la caída mundial de los precios de las materias primas,que ha reducido los márgenes de beneficio para las empresas del sector.

Las exportaciones de metal y minerales a China representan más de la mitad del comercio exterior de Corea del Norte, que no alcanza los 1.600 millones de euros. Los empresarios chinos gestionan gran parte de la industria minera norcoreana y, a cambio, aprovisionan a Pyongyang de maquinaria y productos de consumo baratos. Las zonas junto a los ríos Tumen y Yalu, frontera natural entre ambos países, se han convertido en centros de creciente actividad comercial y de contrabando, sobre todo de desechos del hierro. El tráfico ilegal de escombros y residuos metálicos representa una buena parte de los ingresos de la sociedad norcoreana, hundida en la miseria.

Las importaciones de material chino para la construcción también se han frenado, obligando a detener varios proyectos de construcciónal norte del país.

¿Dónde está Kim Jong-il?

La desactivación del programa nuclear y el precario estado de salud de Kim Jong-ilquien ayer se ausentó del funeral de uno de los altos cargos más veteranos del régimen comunista centran la atención mundial sobre Corea del Norte. En cambio, pasa desapercibida la fuga diaria de cientos de norcoreanos, muchos de ellos niños, que intentan cruzar la frontera hasta China, huyendo del hambre.

Allí tienen que permanecer escondidos para evitar ser deportados por las autoridades chinas hasta pasar a algún país del sureste asiático, desde donde poder pedir asilo político a Corea del Sur. Si logran llegar deben mantener el anonimato, porque son considerados desertores por Pyongyang.